La bala que "noqueó" a Alexis Argüello








Al cumplirse un año de su muerte, este primero de julio, la Policía Nacional dio por concluidas las investigaciones sobre la muerte del ex Alcalde de Managua, Alexis Arguello, confirmando que se trató de un suicidio. Sin embargo, tras el cierre de las investigaciones quedaron más interrogantes que repuestas sobre las circunstancias que rodearon la muerte del tricampeón mundial de boxeo. Imagen de Boxeo-Boxing.com


Por José Ramón Gutiérrez Martínez
Nicaragua sin Fronteras


“Nuestro trabajo se basa en evidencias físicas tangibles que se encuentran en la escena del crimen”, respondieron de forma categórica las autoridades policiales de Nicaragua quienes  confirmaron que, de acuerdo con el dictamen definitivo del Instituto de Medicina Legal, no hay nada qué investigar.  Sin embargo, fotos que salieron a luz pública meses después del deceso, ponen en duda todo lo confirmado por la medicatura forense y las autoridades policiales.

Nicaragua convulsionó con la publicación de fotos que muestran la autopsia del ex campeón mundial. En ellas se ven varios golpes en el rostro y cuerpo de Argüello. Estos traumas incluyen una cortadura en el puente de la nariz, así como una herida en el labio inferior y moretones en los brazos, que indican señales de defensa y lucha del ahora fallecido, cuyo cuerpo fue prácticamente secuestrado sin dejar oportunidad a sus familiares de tomar decisiones ni tener ningún contacto privado con el cadáver de Alexis Arguello.

A poco más de cuatro meses de ocurrida la muerte del alcalde de Managua y tricampeón mundial de boxeo, Alexis Argüello (q.e.p.d.), aparecieron fotografías de la autopsia realizada a Argüello que contradicen la versión dada por el Instituto de Medicina Legal (IML) el pasado 2 de julio. El 2 de julio, en una apresurada conferencia de prensa el director de IML, Doctor Zacarías Duarte, apoyándose en unas fotografías de un cuerpo cuyo rostro no se apreciaba, hizo hincapié en que la víctima no presentaba otro tipo de lesión más que el disparo a la altura del tórax; los hijos del fallecido dicen lo contrario.

“Esto es importantísimo porque no hay ningún signo que indique que haya habido violencia, que haya habido lucha o que haya habido defensa, su cuerpo está totalmente indemne de cualquier otro tipo de lesión”, dijo Duarte el pasado 2 de julio en una conferencia brindada junto con las autoridades de Auxilio Judicial y Laboratorio de Criminalística en el edificio Plaza El Sol.

Sin embargo Dora Argüello y Alexis Argüello hijo sostienen que el día del funeral pudieron apreciar golpes en la nariz y algunos moretones en el rostro de su padre, los cuales, quienes prepararon el cuerpo, trataron de disimular con un excesivo maquillaje. “Estaba todo maquillado y estaba ensacado impecablemente, como que el saco ya lo tenían listo. Y yo empiezo a llorar encima de él y cuando yo lloro en su rostro, se le lavó el maquillaje y tenía morada toda su cara, el tabique nasal, no sólo en el tabique nasal tenía una herida profunda, un golpe, porque ése fue un golpe contundente, porque había abertura”, dijo Dora Argüello.

La hija del también alcalde de Managua señaló que además se apreciaban más golpes en el rostro de su padre. “Había golpes en su boca, en su mentón, entonces si él se suicidó ¿por qué iba tan maltratado?”.

“Eso sí, tengo una foto que tiene una cortada en la nariz. Le pregunté a la Karla (la viuda), ella dijo que cuando se pegó el balazo él se cayó de frente y se pegó en la cara con el piso o algo así, pero cuando uno piensa que uno está sentado a un lado de la cama, uno se pega un tiro con una pistola 9 milímetros, uno no se va a caer para adelante, se va a caer para atrás con el golpe de un balazo”, indicó el hijo del fallecido.
Imagen de La Prensa de Nicaragua

En otro extraño suceso, Dora aseguró que la puerta que conduce al cuarto donde se encontraba su padre fue botada a puntapiés. La puerta fue cambiada casi a lo inmediato. Además, extrañamente, ese fatídico día primero de julio, dice Dora Argüello, el alcalde de Managua permanecía en su casa de habitación sin escoltas. Un año después, nadie les explicó quién o cómo habían sido relevados de su delicado puesto. Además, Alexis hijo señala varias cosas que le hacen sospechar, como que para ingresar posteriormente a la casa que era de su padre debió esperar afuera en el portón una hora y media, y cuando se lo permitieron “ya todo estaba limpio, como que si nada había pasado”.

EN COSTA RICA CIRCULO LA SIGUENTE INFORMACION POCAS HORAS DESPUES DE LA MUERTE DE ALEXIS ARGUELLO.

Circulan en Managua serios comentarios sobre sospechas de que la muerte trágica de ALEXIS ARGUELLO no fue  un simple suicidio, tal como lo quieren hacer creer los medios escritos y radioemisoras del orteguismo.

“Aparentemente, Alexis Arguello discutió anoche con unos visitantes conocidos por él y se escucharon muchos ruidos y señales de violencia en el sitio de los hechos lamentables, donde ocurrió el disparo letal en el pecho del Ex Tricampeón Mundial de Boxeo Profesional”, se dijo a los pocos días de la muerte del boxeador.

Alexis Arguello empezó a distanciarse de la doctrina cerrada y totalitaria de Ortega meses antes de su inexplicable “suicidio” y había iniciado una serie de criticas a lo interno de la Alcaldía de Managua, por la forma en que Ortega manipuló la donación de 150 unidades de autobuses de origen ruso, los cuales fueron literalmente robados a la comuna de Managua y comercializados por los dirigentes del partido entre las cooperativas de transportes adictas al régimen. Lo que más tenía molesto al ex campeón y alcalde, es que la donación la había conseguido él mismo.

Desde ese momento, Alexis Arguello fue considerando su salida y su renuncia pública de la Municipalidad de Managua, pues era obvio que los errores de carácter administrativo y los negocios  privados y turbios del FSLN con los bienes de la Comuna, se lo iban a facturar a él, pero antes de planificar su salida, haría una importante conferencia de prensa ante los medios de comunicación masivos de Nicaragua, en donde divulgaría todo lo relacionado con la donación Rusa, los “venados” de los dirigentes del partido y sus serias diferencias con el gobierno de Daniel Ortega, quien nunca lo dejó hacer una gestión libre para la cual fue supuestamente electo por el pueblo nicaragüense, pero siempre fue controlado por Fidel Moreno -el hombre de Ortega dentro de la Municipalidad-. Siempre había “alguien” que lo vigilaba y le tenían montado un seguimiento en su casa de habitación, controlando sus movimientos las 24 horas del día.

Según un alto oficial de la Policía de Nicaragua, en declaraciones a un medio extranjero bajo condición de anonimato, hay testigos de que después de la detonación del disparo en la residencia de Alexis Arguello, un carro de doble tracción 4×4 de color azul se alejó velozmente de la escena del crimen. Esto ocurrió como a las 2:49 de la madrugada del 1 de julio de 2009. En el vehículo viajaban dos elementos a quienes los guardas del residencial vieron salir de la casa de Argüello apresuradamente luego de la detonación. La viuda de Alexis estaba en la casa y sabe perfectamente quiénes son esas personas, dijo el oficial de la policía.

Un desconocido, pistola al cinto, observa a los forenses
mientras realizan la autopsia al cadáver de Alexis Argüello,
para "asegurarse" de que la causa del trágico deceso sea
"suicidio" / Imagen del diario La Prensa de Nicaragua.

Arguello vivía indignado porque nunca tuvo una autoridad real edilicia, ni siquiera para firmar su propio cheque, ni presidir sesiones de alta envergadura porque todo pasaba primero por la Secretaria del FSLN, considerada como la actual Casa Presidencial del orteguismo.

Según las declaraciones del comisionado de la Policía de Nicaragua, “Alexis en realidad siempre contó con el abierto apoyo de doña Rosario Murillo, mas no con el del comandante Daniel Ortega y Rafael Ortega Murillo a quienes  “les irritaba las constantes criticas internas y las inconformidades de ex campeón mundial de boxeo”.

Existen fuertes indicios acerca de quién fue el asesino material, el sicario que ejecutó las órdenes de alguna autoridad superior del régimen dictatorial. Pero ¿quién es este siniestro personaje, quizá acostumbrado a acallar la disidencia por medio de la intimidación la tortura y el crimen? ¡Menuda tarea le espera a los investigadores de la Policía Nacional de Nicaragua y a la familia de Alexis Arguello. Pero ello sólo será posible cuando la policía deje de ser una institución particular al servicio de Ortega, su familia y su partido.



Comments