Fiscalía de Costa Rica admite acusación contra Roberto Rivas







Managua.- El Nuevo Diario y La Prensa, los dos periódicos más importantes de Nicaragua, destacan en su edición de este sábado que, la Fiscalía General de la República de Costa Rica, admitió la acusación que un grupo de abogados nicaragüenses, identificados como Asociación de Abogados Democráticos, presentó contra Roberto Rivas Reyes, magistrado presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua y hermano del embajador nicaragüense en ese país (Harold Rivas).

El matutino La Prensa señala al respecto que "el juzgado penal del V Circuito del sistema judicial de Costa Rica celebrará la próxima semana una audiencia, para valorar la acusación de enriquecimiento ilícito, que pende sobre el magistrado nicaragüense Roberto Rivas Reyes, y en la que no descartan se imponga la medida cautelar del decomiso provisional de los bienes inmuebles adquiridos en ese país".

La información fue anunciada por el abogado Gustavo García Prado, quien además indicó que Roberto Rivas ya nombró a su abogado defensor, pero éste no se ha presentado.

García Prado señaló que esperan llevar la causa hasta el final y lograr que Rivas Reyes sea declarado culpable, por el delito de enriquecimiento ilícito, el mismo que ha tenido efectos en Nicaragua y en el país vecino, donde es propietario de por lo menos cuatro mansiones y varios vehículos de lujo, dice La Prensa.

El abogado nicaragüense agregó que el siguiente paso en el proceso judicial es el decomiso provisional de los bienes de Rivas. “Él sabe que en Costa Rica la justicia sí existe”, expresó el abogado refiriéndose al magistrado electoral.

A finales de enero, la Asociación de Abogados Democráticos presentó la acusación contra Rivas por malversación de fondos, fraude, enriquecimiento ilícito y otros delitos basándose en el Código Penal de Costa Rica, que en su artículo seis permite abrir causa penal en ese país y “aplicar la norma penal cuando se haya cometido un hecho punible en el extranjero y su resultado final produzca efecto en parte o en todo el territorio”.

En la acusación, los juristas sostienen que Rivas presuntamente desvió fondos del Estado y los invirtió en la compra de propiedades en Costa Rica.

“La especialidad de este hecho punible, que es el enriquecimiento ilícito que produce un lavado de dinero, por su naturaleza y por estar vinculado con la Convención Interamericana contra la Corrupción, donde Nicaragua y Costa Rica son suscriptores y ratificadores de la misma, la persona denunciada tiene que probar que sus adquisiciones son lícitas; y a la fecha, ni en Nicaragua, ni en Costa Rica, el ciudadano Roberto Rivas ha probado la licitud de toda la adquisición de sus bienes”, explicó García.

Rivas es dueño de un lote y un complejo habitacional con cuatro viviendas en el residencial Villa Real, en Santa Ana, nueve kilómetros al oeste de San José, según el diario costarricense La Nación.

El periódico costarricense también ha cuestionado que en la mansión donde habita Rivas Reyes, se hospeden de manera permanente dos de los hijos del mandatario nicaragüense Daniel Ortega, quienes estudian en Costa Rica. Aparentemente, después de las denuncias del periódico tico los hijos de Ortega dejaron su lujoso hostal.

La Nación indica que la permanencia de los hijos de Ortega en la mansión de Rivas Reyes no es ilegal, pero si riñe con todos los principios de la ética, imparcialidad y neutralidad que debe mantener don Roberto como máximo representante del Poder Electoral de Nicaragua.

La denuncia fue presentada el pasado 20 de enero en Costa Rica por García Prado, David Castellón Fornos y Lulio Marenco, quienes consideran que al contrario de Nicaragua, donde la justicia ha ignorado los señalamientos contra el magistrado electoral, en el sistema judicial de Costa Rica no podrá evadir la ley, ni tampoco ostenta inmunidad.

El número de expediente de la causa es 10000504-1042-PE, y Rivas nombró como su defensor a Gonzalo Castellón Vargas, lo que a criterio de García es improcedente porque lo hizo desde Nicaragua.

Indicó que Rivas debió estar presente para acreditar a su representación legal, pero el magistrado no ha viajado a Costa Rica desde que se presentó la acusación; y si no comparece, podrían solicitar su presencia a través de Interpol.

El abogado Gustavo García también cuestionó que el magistrado Roberto Rivas Reyes sea protegido por una persona que “no tiene moral”, en alusión al cardenal Miguel Obando y Bravo.

García Prado comentó que entre el sistema judicial nicaragüense y el de Costa Rica “no existe comparación”, ya que en el país vecino se respeta la Ley y el Estado de Derecho, así como las garantías procesales y constitucionales.

García cree que el magistrado Roberto Rivas tiene “pavor” de la justicia de Costa Rica.

Con información de La Prensa, El Nuevo Diario y Redacción de Nicaragua Hoy

Comments