Fabio y Mundo: Una chispa que se convirtió en incendio








Por Roberto Samcam

Cuando faltan escasos 8 días para que se lleven a cabo los comicios generales del próximo 6 de Noviembre, con alegría y justificado entusiasmo observamos que lo que empezó como una tímida chispa, a la fecha se ha convertido en un incendio que ha “calentado” toda la geografía nacional. Atrás han quedado todos los intentos de orteguistas, arnoldistas y quiñonistas por hacer fracasar lo que hoy es la Esperanza Democrática de todos los nicaragüenses: Fabio Gadea y Mundo Jarquin.

Cuando a comienzos de año no se vislumbraba en el panorama un liderazgo claro que aglutinara a la oposición de nuestro país, Arnoldo Alemán empantanaba a los liberales en interminables pláticas que no conducían a nada y Daniel Ortega hacía cuentas alegres de su nueva victoria electoral pasando encima de la Constitución y las leyes del país, surgió la figura de Fabio Gadea, un liberal fuera de toda duda, exiliado político en los 80´s, antiguo miembro de la Contrarrevolución, empresario radial, pero sobre todas las cosas, un viejo conocido de los nicaragüenses a través de un personaje al que hizo famoso y a su vez, lo hizo famoso: Pancho Madrigal, un hombre de campo que se identifica indistintamente con el campesino que habita en las montañas del norte profundo o con el jornalero de la zona del Pacífico; el personaje que la inmensa mayoría de los nicaragüenses, alguna vez, ha escuchado a través de Radio Corporación, la empresa que fundó el mismo Gadea y que por mas de 50 años se ha mantenido contra viento y marea, a pesar de los constantes esfuerzos que por silenciarla se han hecho en tres épocas distintas, todas con un común denominador: la de ser gobiernos autoritarios, autocráticos y dictatoriales.

Siendo Gadea un hombre con la inteligencia natural que da el sentido común, que dicho sea de paso no es el mas común de los sentidos, escogió como su acompañante de formula al Dr. Edmundo Jarquín Calderón, un conocido coterráneo suyo, un viejo amigo de andanzas y de infancia, criado en las mismas condiciones que él mismo, en el Ocotal de calles de tierra y casas de adobe, un viejo luchador antisomocista tallado con la misma madera de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal y amplio conocedor del enrevesado mundo de la diplomacia económica internacional. Se conformaba así, una formula que combina la sabiduría que da la experiencia de los años y la capacidad de quien ha rodado mundo, precisamente en el mundo al que los nicaragüenses aspiramos a volver a conectarnos, luego del fraude electoral del 2008, el que nos convirtió casi en parias internacionales.

Empezaron entonces Fabio y Mundo a recorrer todo el territorio nacional, la zona norte en primer lugar, donde el caudillo del pacto consideraba como propiedad personal el caudal de votos de una región que anteriormente le había prodigado cariño y lealtad. La famosa marea roja de la que tanto hacía gala el que ahora es flaco, continua siendo roja, solo que ahora es con Fabio con el que se identifican y al que decididamente darán su voto el próximo 6 de Noviembre, por considerar que este hombre es el que representa la recuperación de la dignidad de los liberales constitucionalistas, dignidad que se perdió en un oscuro amarre de caudillos, amarre que huele a Espino Negro y sabe a Kupia Kumi.

En los departamentos de Matagalpa, Jinotega, Boaco y Chontales, el famoso corredor de la guerra; en los otrora bastiones sandinistas: Nueva Segovia, Madriz, Estelí; en la RAAS y la RAAN, la indómita Costa Caribe, se siente y se escucha el apoyo a Fabio y Mundo, ya sea en la algarabilla de plazas llenas de euforia o en el silente murmullo de los que, en la soledad de su conciencia y acompañados de los recuerdos de tanta ignominia vivida en estos últimos cinco años, darán inequívocamente su respaldo a quienes representan el Cambio, La Esperanza y el Progreso Para Todos. El respaldo crecientemente mayoritario de toda la población en esta parte de Nicaragua,  como reflejo de la pérdida del miedo de la que nos hablaba el Padre Marlon Pupiro en su ultima Homilía, es una realidad que ha llenado de justificado temor a los enemigos de la democracia, llámense estos arnoldistas u orteguistas.

Tocó después el turno a los departamentos de la zona del Pacífico, donde el votante es más exigente, más informado y más crítico. Aquí los caudillos pactistas pretendieron convertirlas en plazas fuertes de sus desfasados programas electoreros, utilizando el viejo arsenal de mentiras, patrañas y manipulaciones, mismo que por viejo, desgastado y repetitivo se vuelve cada vez más inefectivo. La inmensa mayoría no mordió el anzuelo del imposible millón de empleos y de las obras de la segunda etapa de la inexistente revolución y al igual que en el norte, la ciudadanía de Chinandega, León, Managua, Carazo, Masaya, Granada y Rivas ha demostrado masivamente en las calles su simpatía a la formula del futuro.

Groseros spots televisivos mostrando fetos sangrantes y despedazados, que reflejan fielmente la mente retorcida de quien los ha ideado, no han sumado ni un voto a sus retrógrados patrocinadores, ahora convertidos en solícitos chivatos del orteguismo. Plazas llenas por la magia del foto shop, mostrando al líder máximo gesticulando y animando a una concurrencia que mezcla partidarios orteguistas y rescoldos del arnoldismo. La cansina y chillona voz de la Secretaria de Propaganda del Partido, mencionando las miles de obras del iluminado líder, que por voluntad divina y de la culebra emplumada, debe de continuar cinco años más y que todos intuyen serán muchos, muchísimos más si el pueblo no dice lo contrario. Encuestas que dan desde antes el triunfo del caudillo orteguista por márgenes alucinantes, en el presagio del gran fraude que desde meses antes ha sido montado. Circunspectos y doctorales personajes que han desfilado ante las cámaras, anunciando cómicas teorías de la necesidad del continuismo del dictador, sin importar que sea a través de una candidatura ilegal e inconstitucional. Grupos de reciclados individuos que formando agrupaciones de ocasión, como marionetas de un show barato, anuncian con alegría forzada su adhesión a un personaje que durante 32 años se ha convertido en una pesada ancla para este país.

Pero nada de lo anterior ha evitado que en la Esperanza de tener un Gobierno Para Todos, Nicaragua entera se prepare para hacer de estas elecciones la fiesta cívica que todos queremos y mediante la montaña de votos prometida, este próximo 6 de Noviembre, sepultar las ambiciones desmedidas de un caudillo trasnochado que considera que el país en el que todos vivimos es una hacienda personal.

Blog de Roberto Samcam




Comments