Europa sacudida por crisis y protestas







El 60 por ciento de los colegios británicos no abrieron sus puertas, y los hospitales y servicios públicos han funcionado a medio gas. La huelga de funcionarios se ha dejado sentir con fuerza en el Reino Unido, aunque de manera menos importante de lo que los sindicatos auguraban.

El sector público británico está en pie de guerra contra la política de recortes del Gobierno de David Cameron. Además de congelarles los sueldos, el ejecutivo quiere aumentar hasta los 66 años la edad de jubilación de los funcionarios. Los sindicatos anunciaron una huelga histórica, pero, según el primer ministro británico, ha sido un “fiasco”. David Cameron ha dicho ante el Parlamento que sólo un tercio de los funcionarios se han sumado a la convocatoria.

En tanto, el Parlamento portugués aprobó los draconianos presupuestos 2012. Unas cuentas con las que espera cumplir las exigencias del rescate financiero, de 78.000 millones de euros, que obtuvo en mayo. Los presupuestos 2012 recogen fuertes recortes del gasto y la inversión del Estado, y medidas muy impopulares como rebajas de salarios para funcionarios y pensionistas, que en muchos casos perderán una o sus dos pagas extra, además de aumentos generalizados de impuestos.

Mientras el texto salía adelante, con los votos en contra de tres partidos de izquierda y la abstención del Partido Socialista, centenares de personas mostraban su descontento ante el Parlamento.

En el ínterin, la Reserva Federal de EEUU (FED) anunció hoy una acción coordinada con otros 5 bancos centrales para aumentar su capacidad de proveer liquidez al sistema global financiero, y particularmente a los prestamistas europeos, empujando al alza los mercados accionarios alrededor del mundo. Asimismo, los inversionistas celebraron la decisión de China de reducir los requerimientos de reservas al sistema bancario en medio punto porcentual, al 21%, compartiendo el objetivo de incrementar la liquidez.

La acción de los bancos centrales consiste en bajar las tasas de interés de las líneas de liquidez en dólares (dollar liquidity swaps), que son acuerdos entre la Reserva Federal de EEUU y otros bancos centrales para el intercambio de divisas, así como extenderlas hasta febrero de 2013. El precio de estos acuerdos se reducirá en 50 puntos base a partir del 5 de diciembre. Así, la nueva tasa que será el overnight index swap (OIS) más 50 puntos base.

Tras dos años de crisis de deuda soberana de Europa, los inversionistas están escapando del mercado de bonos de la zona euro, los bancos europeos están saliendo de la deuda soberana y los bancos del sur de Europa están perdiendo depósitos, generando dudas sobre la supervivencia de la moneda única.

Los líderes de la zona euro han acordado una medida tras otra, pero no han logrado restaurar la confianza y ahora enfrentan un crítico momento en la cumbre del 9 de diciembre en Bruselas, vista por algunos analistas como un momento de todo o nada para el euro. Los ministros acordaron en la noche del martes planes detallados para apalancar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), pero no se pudo decir el monto debido al rápido empeoramiento de las condiciones del mercado, que los llevó a mirar al FMI.

Informe Pastrán



Comments