Principal‎ > ‎

El waiver de la propiedad y las declaraciones de Bayardo Arce

El waiver de la propiedad y las declaraciones de Bayardo Arce







Por Roberto Escobedo Caicedo

bert.caido@gmail.com

Recién presentadas sus cartas credenciales como nueva Embajadora de los Estados Unidos en Nicaragua, Phyllis Powers, durante una recepción que le ofrecieron, declaró públicamente que era muy difícil que para el período 2012-2013, la administración Obama renovara los Waivers de la Transparencia Fiscal y de la Propiedad al corrupto régimen orteguista. Mencionó que estaba en marcha un proceso de confiscaciones selectivas de propiedades para recompensar a miembros de sus entornos políticos, familiares y militares. Asimismo, no había dado paso alguno para una renovación total de los corruptos magistrados electorales, expertos en fraudes de toda índole. Tampoco devolvía a Nicaragua a los cauces de la institucionalidad democrática.

Por encargo de Ortega Saavedra le replicó su asesor económico, Bayardo Arce Castaño, el que manifestó que si los Estados Unidos no renovaban los dos Waivers, el gobierno de Nicaragua ya no podría detener el flujo incesante de migrantes con destino a territorio norteamericano y mucho menos combatir con éxito el tráfico de drogas procedentes de América del Sur, las que tanto en nuestro país como en Honduras son entregadas a los cárteles mexicanos, los que se encargan de introducirlas en los propios Estados Unidos.

Por su parte, los aliados de Ortega Saavedra en el COSEP y AMCHAM enviaron sendas delegaciones a cabildear en las Cámaras de Representantes y Senadores, lo mismo que en el Departamento de Estado, para que no se suspendieron esos Waivers, recurriendo siempre a la manida excusa que el perjudicado sería el pueblo nicaragüense y no el corrupto régimen del secretario general del FSLN.

Cuando la administración Obama declaró que no renovarían el Waiver de la Transparencia Fiscal, todos los orteguistas y sus aliados del gran capital nicaragüense pegaron el grito al cielo. El encargado de la implementación del programa de las confiscaciones selectivas, Hernán Estrada, Procurador General de la República, aceleró las negociaciones con los ciudadanos estadounidenses afectados por las confiscaciones realizadas durante el período 1979-1990, declarando pomposamente que habían finiquitado arreglos con 64 propietarios que fueron victimas de las confiscaciones durante la primera dictadura del orteguismo.

Pero hasta el día de hoy no han aclarado si las propiedades confiscadas fueron devueltas a sus legítimos propietarios o se les entregaron Bonos de Compensación, aumentando la deuda interna del país, la que es pagada con los impuestos de los contribuyentes, muchos de ellos afectados por las mencionadas confiscaciones. Tampoco les reconocieron lo que han gastado en gestiones judiciales ante los corruptos jueces y magistrados orteguistas, tampoco el lucro cesante y el daño emergente desde 1990 hasta nuestros días.

El caso más notorio de esas confiscaciones que no devuelven la propiedad industrial ni entregan Bonos de Compensación a los afectados, sigue siendo  el de los Laboratorios Solka, propiedad de la familia Solórzano. Uno de sus miembros introdujo a último momento una demanda en tribunales norteamericanos, pero desgraciadamente ya estaba tomada la decisión por la administración Obama de renovar al corrupto régimen orteguista el Waiver de la Propiedad para el período 2012-2013.

La Congresista Ileana Ros-Lehtinen y otros presionaron a la administración Obama para que no renovaran el mencionado Waiver, pero todo fue inútil. Como bien han declarado los Representantes y Senadores de ambas Cámaras de los Estados Unidos, le han tendido una tabla de salvación a Ortega Saavedra, el que se mantiene acosando a la sociedad civil, mantiene en vigencia un programa de confiscaciones selectivas, estrecha cada día más sus lazos con enemigos declarados de dicho país, como son los regímenes de Hugo Chávez y Ahmedinejad, de Venezuela e Irán respectivamente y ya ha terminado de desmontar por completo el andamiaje democrático de Nicaragua, consolidando una nueva dictadura de corte fascista con sus aliados del gran capital nicaragüense.

Varios medios de comunicación de los Estados Unidos, entre ellos el New York Times, han publicado diversos comentarios, donde aparecen mapas sobre la ruta que siguen las avionetas que transportan cocaína y heroína refinada del cártel chavista, el que tiene numerosas pistas de aterrizaje en el Estado de Apure, de Venezuela, con destino a las regiones caribeñas de Honduras y Nicaragua, donde son entregadas a los representantes de los cárteles mexicanos, los que finalmente las introducen en territorio norteamericano.

Según esos medios noticiosos, la producción de cocaína y heroína refinadas en el Estado de Apure, de Venezuela, suman varios cientos de toneladas anuales. De esa producción, estiman que el 24% es descargado en la RAAN, Región Autónoma del Atlántico Norte de Nicaragua, prácticamente la cuarte parte de la producción, lo que confirma que el corrupto régimen orteguista no constituye ningún valladar para la libre circulación de drogas por el territorio nicaragüense, sino que más bien lo fomenta por los millones de dólares que les genera tan criminal negocio, los que pasan a engrosar las fortunas personales de todos los miembros de la mafia orteguista, dinero que mantienen en los paraísos fiscales, lo que ha de ser conocido por la DEA y el FBI.

Hace poco publicaron varios medios de comunicación, que para los capitalistas centroamericanos se considera que son multimillonarios, cuando su fortuna personal es de 30 millones de dólares o más. Llegaron a la conclusión que Nicaragua supera a El Salvador en cuanto a multimillonarios, la mayor parte de los cuales deben sus fortunas a su complicidad con el trasiego de drogas por el territorio nacional. Dirigentes orteguistas, Generales del Ejército Popular Orteguista, Comisionados Mayores de la Policía Orteguista y otros son los nuevos multimillonarios.

Todo esto es público y notorio en Nicaragua, sobre todo, en la RAAN, donde se construyen todos los días lujosas mansiones pertenecientes a los que sirven de intermediarios en tan criminal negocio. Ese tráfico de drogas por el territorio nicaragüense no podría realizarse si no es con la complicidad de los altos jefes militares y de la policía que cumplen a rajatabla las órdenes de Ortega Saavedra.

En cuanto a detener el flujo incesante de personas que ingresan a territorio nicaragüense para dirigirse a la frontera de México con Estados Unidos, se trata de otro gran negocio que realiza el orteguismo a través de la Dirección General de Migración y Extranjería, los que nunca detienen a ningún indocumentado, porque paga la "mordida" de rigor, la que luego es entregada a quienes tras bambalinas explotan este otro negocio de índole criminal.

En otras palabras, no hay ninguna justificación para que la administración Obama le haya renovado el Waiver de la Propiedad al corrupto régimen orteguista. No detiene a los indocumentados que se dirigen a territorio norteamericano ni le pone punto final al tráfico de cientos de toneladas por drogas destinadas a los consumidores estadounidenses. Esto lo conocen muy bien los agentes de la DEA y del FBI que operan en la región centroamericana. Todavía tienen el descaro los orteguistas de solicitar ayuda suplementaria para "combatir" el tráfico de drogas por el territorio nicaragüense.

En Nicaragua, los orteguistas y sus aliados del gran capital nicaragüense están muertos de risa. No se cansan de felicitar al asesor económico de la Presidencia de la República, Bayardo Arce Castaño, porque consideran que con sus declaraciones que si no les renovaban el Waiver de la Propiedad ya no podrían combatir eficazmente el tráfico de drogas por el territorio nacional, obligaron a la administración Obama a renovarlo una vez más para el período 2012-2013.

¿Cuándo se convencerá la administración Obama que el régimen de Ortega Saavedra es intrínsecamente corrupto y enemigo de su sistema de vida democrático? Es absurdo que traten con guantes de seda a una dictadura de corte fascista que se fortalece cada día que pasa y es aliado de enemigos declarados de los Estados Unidos, como son los dictadores de Venezuela e Irán, Hugo Chávez y Ahmedinejad, respectivamente.

Compartir en Twitter


Comments