El multimillonario negocio evangélico de Brasil







Una iglesia con 8 millones de seguidores y que dice estar presente en casi 180 países -lo que sobrepasa a cualquier multinacional brasileña- está siendo investigada en Brasil por un tema que tiene poco que ver con religión. Un fiscal de Sao Paulo presentó cargos contra tres líderes religiosos de la Iglesia Universal del Reino de Dios por supuestamente blanquear unos 235 millones de dólares en donaciones, lo que es una muestra de la cantidad de dinero que la religión mueve en ese país sudamericano.

En Brasil, los productos orientados a los consumidores cristianos son parte de un mercado que ha sido objeto de poco estudio, pero que representa unos US$7.000 millones al año, según Mario René, un profesor de ciencias del consumo en la universidad ESPM. Una buena parte de ese mercado está destinado a los grupos evangélicos, que están aumentando tanto en número como en relevancia. Prueba de ello es que mientras el catolicismo está en declive en Brasil, los evangélicos están viviendo un boom que crece al ritmo de la economía del país: ahora, alrededor de 20% de los brasileños son evangélicos, comparado con el 9% en 1991.

En consideración con ese número creciente, algunas iglesias evangélicas han comprado docenas de horas en canales populares de televisión para presentar sus programas religiosos, han construido templos gigantes, han comprado compañías de comunicaciones y hasta hay tarjetas de crédito asociadas a las iglesias más grandes. "Este es un lugar donde las personas saben a dónde van. Es un mercado confiable", explica la presentadora de televisión y cantante Mara Maravilha, que pasó de ser portada de la revista Playboy a convertirse a la religión evangélica y vender música gospel en Sao Paulo. Lea reporte completo en BBC Mundo

Carta Bodán



Comments