EE.UU.:"El único elemento desestabilizador es el gobierno de Nicaragua"







Managua.- Nicaragua acusó hoy lunes a Estados Unidos de violar el derecho a la no intervención en asuntos internos de otros países con su "injerencismo inaceptable" en el proceso electoral que reeligió al mandatario Daniel Ortega, informó la agencia AP. Durante una sesión extraordinaria convocada por el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos para analizar reformas a la Carta Democrática Interamericana, el embajador nicaragüense Denis Moncada señaló también a la misión observadora del organismo multilateral, encabezada por el embajador Dante Caputo, de contribuir con los "esfuerzos desestabilizadores" al proporcionar información falsa sobre la jornada electoral.

"Agentes de la embajada estadounidense han transgredido la Carta con su acción injerencista en el proceso electoral, actuando al margen de la ley", dijo Moncada. "El gobierno recibió con sorpresa el informe de Caputo, que dice que en 10 mesas se impidió acceso de acompañantes de OEA. Es información falsa, carece de objetividad, imparcialidad y transparencia, según investigaciones que se realizan. Algunos miembros de la misión mintieron", agregó. "Es inaceptable y repudiable que algunos miembros de la misión de acompañamiento electoral de la OEA proporcionen información falsa contribuyendo de esa manera con quienes quieren desestabilizar a Nicaragua", afirmó Moncada.

El diplomático prometió pruebas "para que se conozca la verdad de los hechos, se corrija la información falsa y se evite que las misiones de la OEA sean utilizadas para desarrollar y fortalecer planes de desestabilización organizados por agentes de la embajada de Estados Unidos con sectores de la oposición". El embajador evocó unas denuncias hechas el fin de semana en Nicaragua por el candidato opositor a diputado y coronel retirado Víctor Boitano Coleman, en las que habría revelado las "actividades de desestabilización" de funcionarios de la embajada estadounidense junto a miembros de la oposición. Para el gobierno de Ortega "es inaceptable y condenamos que gobiernos extranjeros, a través de funcionarios de sus embajadas, infringiendo el estado de derecho, intervengan dolosamente en nuestro proceso electoral tratando de desacreditar y desestabilizar a nuestro país", agregó, según la agencia AFP.

Norteamericanos rechazan acusaciones

Por su parte, William McGlynn, embajador alterno estadounidense, dijo que las acusaciones de Managua "no tienen fundamento" y reiteró las críticas de Washington al proceso electoral debido a la falta de transparencia e imparcialidad del Consejo Supremo Electoral (CSE). "Estas acusaciones sólo muestran el esfuerzo de Nicaragua por evitar una votación libre, que pueda ser observada por la comunidad internacional", dijo McGlynn. "El único elemento desestabilizador es el gobierno de Nicaragua". La OEA señaló que 10 mesas negaron ingreso de funcionarios de su misión de observadores electorales hasta alrededor de las 9 de la mañana, pese a que debían constituirse dos horas antes.

"Una alteración como la que tuvimos, obstaculizó gravemente la posibilidad de formarnos un criterio fundado sobre el funcionamiento del conjunto. En el 20% de las mesas elegidas en nuestra muestra no pudimos presenciar su apertura", dijo Caputo según la transcripción de su informe oral, distribuido por la OEA. "Esto constituye una alteración seria para nuestra evaluación y un incumplimiento del Acuerdo de Procedimientos".

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo haber entregado a Moncada una lista de las 10 mesas que permitieron acceso a los observadores después de su instalación y también una carta enviada por Caputo al presidente del CSE Roberto Rivas. Insulza indicó que la carta aparece como recibida y que "Rivas admitió que hubo problemas y dijo que los iban a resolver". El CSE proclamó ganadores a Ortega para la Presidencia y a 90 diputados de la Asamblea Nacional. Un fiscal anunció la semana pasada que 32 personas, entre ellos varios policías, serán acusados por la muerte de al menos tres personas y lesiones a 47 policías en varios hechos de violencia ocurridos a raíz de denuncias de fraude en las elecciones.

Carta Bodán


Comments