Documental costarricense "El Oro de los Tontos" causa polémica








El presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, junto al gerente de la empresa B2Gold (Nicaragua), inaugurando la mina "La Libertad" en mayo del año pasado


Redacción "Nicaragua Hoy"


Financiado por la Universidad de Costa Rica (UCR), el pasado 14 de junio se presentó al público un documental titulado “El Oro de los Tontos”, bajo la producción de Pablo Ortega, en el que se cuestiona duramente el proyecto minero “Las Crucitas”, de la empresa canadiense “Infinito Gold” y la supuesta vinculación de la empresa con funcionarios de la recién pasada administración del Dr. Oscar Arias Sánchez (2006 – 2010).

El video, que ya está disponible en la red social “YouTube”, presenta declaraciones de profesionales en diferentes especialidades relacionadas con la defensa del medio ambiente, en las que se define como “tontos” a las personas involucradas en el negocio de la minería a cielo abierto.

Aunque el video se refiere de manera concreta al caso costarricense del proyecto “Crucitas”, en el mismo se hace alusión a una eventual contaminación de las aguas del nicaragüense río San Juan y puede interpretarse también como un cuestionamiento directo al gobierno de Daniel Ortega,  que desde el año pasado dio “luz verde” a las operaciones de explotación de minería a cielo abierto en la región central de Chontales, departamento ubicado en la zona central del país, donde opera la mina “La Libertad”, explotada por la empresa canadiense  “B2Gold”.

La actividad minera de de “B2Gold” fue inaugurada en mayo de 2010 por el propio mandatario Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, contando además con la bendición del cardenal Miguel Obando y Bravo. Dale Craig, gerente de la empresa canadiense en Nicaragua, se comprometió en su oportunidad a cumplir estrictamente con todas las leyes que preservan el medio ambiente en el país centroamericano.

B2Gold es también dueña de la mina ‘El Limón’, en el occidental departamento de León, donde han invertido casi U$10 millones más (U$6.6 millones para hacer mejoras en el proceso de extracción y producción aurífera, y U$3.3 millones para explorar nuevas áreas, en busca de nuevas vetas), con lo que la inversión total en Nicaragua ronda los US$80 millones.

¿Xenofobia?

Para Julio César Guardado (22 años), un tico de padres nicaragüenses  que está por graduarse de administrador de empresas en una universidad privada de San José, el documental de la UCR encierra “una forma velada de xenofobia, pues es conocido en Costa Rica que las exportaciones de oro de Nicaragua son el tercer producto de nuestro país”.

Para Guardado, si las organizaciones ambientalistas nicaragüenses no se han pronunciado en contra de la actividad de la empresa canadiense en Chontales, “es porque consideran que el ambiente no está en grave peligro. Yo más bien creo que esto es una sacada de clavo (costarriqueñismo sinónimo de venganza) de algunos ambientalistas ticos contra los nicaragüenses, por el tema de Isla Calero”.

El joven se refería a los roces que se produjeron meses atrás entre los gobiernos de Nicaragua y Costa Rica por las obras de dragado en el río San Juan. Costa Rica denunció ante diferentes instancias internacionales una supuesta “invasión” de tropas nicaragüenses a su territorio, hecho negado por Nicaragua al afirmar que sus militares permanecieron siempre en territorio nacional.

El caso, actualmente ventilado ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, involucró y confrontó a diversas organizaciones ambientalistas de ambos países, que tuvieron abiertas divergencias especialmente tras la visita de la comisión Ramsar a la zona en conflicto.

“Ese documental, en el fondo, pone a los nicaragüenses como ambientalistas poco preocupados por la ecología, favorecedores de la minería a cambio de baratijas, en cambio a los ticos los pone como verdaderos ambientalistas que no se dejan engañar por el oro”, afirmó el estudiante de origen nicaragüense.

UCR toma distancia del documental

“El Oro de los Tontos” también ha generado fuertes reacciones a lo interno del país, especialmente en los círculos políticos y judiciales que se cuestionan en el mismo.

La situación llevó a las autoridades administrativas de la Universidad de Costa Rica (UCR) a emitir una nota aclaratoria en la que aceptan haber financiado el trabajo, cuya producción se encargó al señor Pablo Ortega, quien supuestamente mantiene vínculos cercanos con quienes definen y manejan la política exterior costarricense.

La aclaración, firmada por el Vicerrector interino de Acción Social de la UCR, Carlos Villalobos, y publicada ayer por el diario digital
“Nuestro País”, hace referencia al supuesto incumplimiento de Ortega, como productor del documental bajo contrato de trabajo, de presentar ante las instancias universitarias designadas para tal fin y de manera previa a su divulgación pública, el contenido de dicho trabajo.

Aparentemente Ortega se negó a dicho requerimiento alegando que el trabajo aun no había sido concluido pero, además, consideró la petición como una “censura” al documental por él producido.


Según la nota aclaratoria de la UCR, en ocasiones anteriores han tenido el mismo problema con el señor Ortega, lo que ha generado “llamados de atención” por su incumplimiento a los requerimientos que, de acuerdo con el Código de Trabajo, está obligado con su empleador.


Video "El Oro de los Tontos"



"El Oro de los Tontos"





Comments