Diputados ticos intentan revivir plan de uniones gay







Justo Orozco, diputado evangélico
San José.-
Cuatro diputados se resisten a dejar morir la iniciativa legal que procura conceder derechos patrimoniales a las parejas gais. Por esa razón ayer presentaron ante la Secretaría del Directorio legislativo la Proyecto de Ley sobre Sociedades de Convivencia a la cual se le asignó el expediente 18.481. El proyecto lleva la firma de las diputadas Carmen Muñoz y Carmen Granados, del Partido Acción Ciudadana (PAC); José María Villalta, del Frente Amplio (izquierda), y Carlos Góngora, jefe de fracción del Movimiento Libertario (derecha). La diputada Muñoz explicó que se trata de la misma propuesta que este miércoles fue rechazada– cuatro votos contra dos– en la Comisión legislativa de Derechos Humanos, presidida por el diputado evangélico, Justo Orozco, a quien por su posición "ultra conservadora y fundamentalista" algunos sectores costarricenses han empezado a llamar burlonamente  como "Justo Picapiedra", en alusión a los cavernícolas de la famosa serie de dibujos animados "Los Picapiedra".

De acuerdo con la diputada Muñoz, la iniciativa merece otra oportunidad, pues no fue lo suficientemente discutida en el foro dirigido por Orozco. "Esperemos que esto vuelva y encuentre mejores condiciones porque hay mayor conciencia, mayor presión y se ve la necesidad de la discusión de fondo", aseveró. De esta forma, el plan se mantendrá vivo en dos escenarios. Uno será mediante el informe afirmativo de minoría que presentará la diputada Muñoz y, posiblemente, el verdiblanco, Óscar Alfaro, ante todos los miembros del Congreso. Sin embargo, antes, el plenario deberá pronunciarse sobre el dictamen negativo de mayoría cuya redacción está en manos del diputado verdiblanco Luis Antonio Aiza. También votaron en contra Orozco, Adonay Enríquez, del Movimiento Libertario, y Jorge Angulo, de Liberación Nacional. La otra alternativa es este plan cuyo trámite empieza de cero y el camino no parece fácil.

Justo Orozco dijo que los diputados tienen derecho a presentar de nuevo el proyecto de ley, pero ahora tendrá que hacer fila. Mientras, Aiza y Enríquez manifestaron que volverían a votar contra la propuesta pues creen que es un matrimonio disfrazado. Una esperanza, según Muñoz, es que la presidenta Laura Chinchilla convoque el plan en el periodo de sesiones extraordinarias. "La veo (a Chinchilla) moviéndose en el campo internacional en temas de derechos humanos. Vamos a pedirle que actúe en consecuencia: sea luz en la calle y también hacia adentro", dijo Muñoz. Por su lado, el ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, dijo que el Gobierno no comparte la posición de Orozco y que buscará la forma de garantizarle algunos derechos patrimoniales y civiles a la población homosexual, informó el diario La Nación.

Carta Bodán



Comments