Los desnudos que "rindieron" a El Santo







En sus películas Santo, el Enmascarado de Plata, uno de los luchadores más populares en la historia de México, derrotó sin problemas a vampiros, mujeres extraterrestres, el Hombre Lobo y decenas de mafiosos internacionales. Pero ahora el personaje enfrenta una lucha de la que tal vez no salga bien librado. Y es que un filme protagonizado por El Santo en 1968 y donde aparecen mujeres con los senos descubiertos, pretende exhibirse por primera vez en México. La película permaneció guardada durante cuatro décadas porque el luchador, quien siempre hizo filmes de tipo familiar, no permitió que se difundiera. El Hijo del Santo, heredero del luchador y propietario de los derechos del personaje, asegura a BBC Mundo que se opuso para no dañar la imagen de su padre.

"Siento el deber moral de respetar la voluntad de mi papá, si él en su momento no quiso que esta película se exhibiera debo respetar su decisión", explica. El Santo murió en 1984, pero su imagen de campeón de la justicia y luchador limpio y honesto prevalece hasta ahora. En 1968 Rodolfo Guzmán, su nombre real, se asoció con Cinematográfica Calderón para producir siete películas. Una de ellas, El Tesoro de Drácula, es el eje de la actual polémica. La historia narra cómo el luchador derrota al mítico personaje y su séquito de bellas vampiresas, las cuales aparecen en el filme con traje de baño y otra ropa provocativa. El dueño de la productora, Guillermo Calderón, le propuso a su socio hacer una versión "para adultos" de esta película donde las compañeras del vampiro aparecieran en topless, pero El Santo se opuso.

Y no es que se asustara o tuviera prejuicios morales, explica su hijo, sino que al Enmascarado de Plata se le consideraba un ejemplo para los niños mexicanos. "Ahorita en 2011 quizá nos daría risa ver los senos de las mujeres, aparecen en los kioskos de periódicos. Pero en 1968 eran escenas fuertes para ese tiempo", explica El Hijo del Santo. A escondidas del luchador, el productor Calderón decidió filmar unos minutos con las vampiresas semidesnudas, que se incorporaron al filme original. El luchador no aparece en las tomas. La nueva versión se llamó El Vampiro y El Sexo, y según una versión no confirmada se exhibió en algunos cines de Centroamérica, Europa y el Caribe. Pero en México permaneció enlatada, como parte de un acuerdo personal entre Calderón y el luchador. Durante 40 años la versión de que existía una película para adultos de El Santo corrió entre intelectuales, cineastas y periodistas especializados en espectáculos. Lea reporte completo

Carta Bodán



Comments