Principal‎ > ‎

Decálogo del maestro

publicado a la‎(s)‎ 3 nov. 2012 23:31 por Nicaragua Hoy Revista Informativa
Por Luis Rocha Urtecho

Escritor y poeta

A los profesores del mundo, y en especial a Clarita Blanco y Emilio Pérez, de Masatepe, Nicaragua.

1.— El maestro ha de amar para enseñar, pues ha de enseñar a amar. Es así como el maestro enseña con su vida y entrega su vida a la enseñanza. Porque la enseñanza es un permanente acto de amor al prójimo, y un sublime servicio a la patria a través del magisterio.

2.— Magisterio significa humildad de saber enseñar. Un verdadero maestro es aquel que sigue aprendiendo mientras enseña.

3.— El maestro ha de ser como Jesús. Según el evangelista Mateo, cuando Jesús terminaba sus sermones la gente quedaba admirada de su enseñanza, “porque les enseñaba con autoridad, es decir, con la convicción del que sabe”. Y es que la autoridad de Jesús está fundamentada en la verdad y no en la doctoral discriminación del espíritu, que da lugar preponderante a la letra. Nadie puede vivir al pie de la letra, sino entregado a la piedad. Porque el espíritu es en sí mismo una profunda comprensión y aceptación de nuestra frágil condición humana.



Comments