Costa Rica: De cómo se falsificó la homilía de Monseñor Ulloa








Por Víctor Quirós

http://vquiros.posterous.com


El pasado 1ro. de agosto, como parte del ritual de vestición de la imagen de la Vírgen de Los Ángeles, Monseñor Ulloa ofreció una homilía sobre el concepto cristiano del vestido. En ella, hizo un llamado a los fieles católicos, hombres y mujeres, a no reproducir, a través de la forma en el vestir, estándares superficiales de belleza que nos cosifican, nos convierten en objetos sexuales, meramente.

En uno de los pasajes del sermón, Monseñor apuntó: "El vestido ha de expresar el pudor, la naturalidad, la sobriedad, el recato y la dignidad de los miembros de Cristo."

Es difícil describir la sensación que se obtiene al percatarse cómo uno de los medios de comunicación más creíbles, serios y tradicionales del país, La Nación,cubrió esa noticia y transcribió el sermón: "Obispo llamó a mujeres a 'vestir con recato'", entrecomillando una afirmación que nunca existió y, además, dirigiéndola exclusivamente a las mujeres, lo cual tampoco fue el hecho real.

Entrecomilla nuevamente La Nación a Monseñor Ulloa, poniendo en su boca la siguiente afirmación: " 'Sin este (recato), las deshumanizan (a las mujeres), las vuelven una cosa, un objeto nada más'. "

La verdad de lo expresado fue la siguiente: "Podemos afirmar que cuando falta el pudor en una persona, se deshumaniza, porque pierde su intimidad y su individualidad personal y tiene el riesgo de ser tratada como una cosa, es el caso de la publicidad, sobre todo cuando se refiere a la mujer."

Asimismo, sostiene La Nación que Monseñor abogó: "porque el 'don sexual que le dio Dios a la mujer esté revestido de amor, fidelidad, para su más alto fin: la fecundación'."

Esa cita textual se aleja de lo afirmado el día de la vestición: "Se ha de tener muy claro que la persona no es sólo sexo, ella es persona integral y el sexo le pertenece como un don, que tiene que manejarlo en la dimensión del amor, de la fidelidad y de la fecundidad. En este sentido, la virtud de la castidad y su salvaguarda el pudor no es un “NO” a los placeres y a la alegría de la vida, sino el gran “SI” al amor como comunicación profunda entre las personas, que exige  tiempo y respeto para disfrutar el amor que hace felices a las personas, según el plan de Dios como nos lo enseña  la Virgen María, Madre del amor hermoso."

Puedo entender que, obedeciendo a la prisa por publicar una nota y a las limitaciones de espacio, un periodista deba sintetizar la descripción de un hecho; pero no creo que eso justifique su falsificación.

No entiendo, eso sí, que tanto autoproclamado "pensador crítico" en las redes sociales, no se tome el tiempo ni la responsabilidad de verificar independientemente la veracidad de la nota que ofrece un periódico, antes de opinar, hacer chota o, peor aun, lanzar insultos contra una institución (sea cual sea) y contra una persona (sea quien sea).



Comments