Darío, "el nuevo prócer" de Ortega







Managua.- Avil Ramírez, gerente general de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), criticó en su acostumbrado programa Amchamteve  el manejo de los símbolos patrios por parte del gobierno durante la commemoración del 154 aniversario de la Batalla de San Jacinto y el 189 de la Independencia de Centroamérica, el pasado martes. El ex ministro de Defensa (2005-2007), manifestó que la "Batalla de San Jacinto significa la lucha por nuestra independencia", pero ironizó que "ahora" está rodeada de "Sandino, Andrés Castro y Rubén Darío, el nuevo prócer, erguido por sí mismo el presidente (Daniel) Ortega".

Aseveró que "sobresalió en las noticias las banderas de un partido político, en este caso el partido de gobierno, al lado del pabellón nacional, cosa que ya pensabamos que se habían superado y que estas celebraciones no iban a rememorar los vicios de los años ochenta, donde se utilizaba el estado partido, una confusión que perjudicó lo que verdaderamente debería ser la celebración nacional y no partidaria". Recordó que el lunes pasado Amcham publicó un comunicado en el cual sus agremiados y afiliados protestaron por el uso de "la plaza esta, llamada de las victorias", donde se celebraron las fiestas patrias, porque atrasó la actividad comercial en la zona.

Destacó también que "el gobierno demostró intolerancia al solicitar a la OEA y Unicef, el retiro de dos funcionarios (Pedro Vuscovic, María Jesús Conde), simplemente por recibir y explicar una denuncia, la denuncia del señor Alberto Boschi que simplemente está defendiendo sus derechos". Agregó que "ojalá el gobierno del presidente Ortega, que dice que es socialista, cristiano y solidario, atienda ese llamado de la población", a la que ayuda Boschi. También resaltó y agradeció "como Amcham", "una muestra más de solidaridad del gobierno de los Estados Unidos" a Nicaragua con el arribo del buque Iwo Jima, que atracó frente a las costas de Bluefields en el Caribe Sur, para prestar ayuda humanitaria a unas cinco mil personas.

De Carta Bodán



Comments