Cuide su piel este verano








San José.- Con la llegada de la Semana Santa, aumenta la cantidad de vacacionistas y la afluencia de personas en actividades con altas temperaturas, aumentando la exposición de la piel a los rayos ultravioleta (UVA). Por lo anterior, las autoridades de salud emitieron recomendaciones para que la población cuide su piel en estos días de vacaciones soleadas.

Los rayos solares que caen sobre la piel son los responsables de la aparición de numerosas enfermedades y problemas, como son el envejecimiento prematuro, la sequedad de la piel, así como la aparición de manchas y diferentes tipos de cáncer.

Proteger la piel contra la acción de los rayos solares es necesario a lo largo de toda la vida y de todo el año pero se hace, especialmente, necesario aumentar las medidas de protección en verano, cuando los rayos solares son más fuertes y cuando exponemos la piel durante mucho tiempo, lo que ocurre, precisamente, en las épocas de vacaciones o para los días de Semana Santa.

Los efectos de los rayos ultra violeta son acumulativos, de manera que, el cuerpo va acumulando las radiaciones y, con el tiempo, son las responsables del desarrollo de melanomas, el tipo más común de cáncer de piel.

Los rayos UVA son responsables del bronceado pero también son responsables de la aparición de enrojecimiento, inflamación, quemaduras en la piel y, la disminución de las defensas del organismo o la aparición de melanomas por acumulación de radiaciones en exposiciones prolongadas.

Estos son filtrados por la capa de ozono por lo que, no deberían llegar a la tierra, sin embargo esta capa se ha debilitado permitiendo el paso de los rayos y su afectación a la salud.

Recomendaciones para disfrutar del sol

En verano, los rayos solares caen perpendicularmente por lo que tienen mayor capacidad de causar daños a la piel. A continuación encontrará recomendaciones para disfrutar sanamente del sol:

      Los rayos ultravioleta afectan, además, a la salud de los ojos pudiendo producir problemas de cataratas o pérdida de visión, por lo que es conveniente proteger la vista con lentes adecuados que impiden el paso directo de los rayos solares, especialmente, cuando nos encontramos en lugares donde el suelo o las paredes reflejan la radiación, como la arena de la playa.

      Para protegerse del efecto nocivo de los rayos ultravioleta se debe usar ropa o prendas que lo protejan, tales como, sombreros, gorras y lentes entre otros,  o utilizar una crema solar adecuada.


      Las cremas solares deben contener filtros o bloqueadores que permiten exponer la piel al sol de manera que esta pueda broncearse, adecuadamente, y, al mismo tiempo esté protegida de las lesiones que estos causan, permitiendo, además, que los efectos del bronceado sean más duraderos y que la piel no sufra los efectos negativos de los rayos.

      La utilización de cremas solares es necesaria para todos los tipos de piel, independientemente de cuan blanca u oscura sea esta.

      Las personas muy blancas que enrojecen mucho en contacto con el sol y que no llegan a broncearse,  las de piel clara que enrojecen fácilmente pero se broncean muy poco y las de piel blanca que logran un poco más de bronceado, así como, los niños y ancianos que tienen mayor sensibilidad de la piel requieren del uso de cremas con filtros o protectores solares con factor de protección mayor a 20.

      Evitar la exposición a la radiación solar en  horas cuando el sol se encuentra en su punto más alto (entre las 10:00 a.m y las 3:00 p.m) ya que, más del 50% de la radiación solar se recibe en el espacio comprendido entre esas horas del día.

      Las cremas solares no protegen completamente de los efectos nocivos de los rayos ultravioleta.

Sin embargo, no olvide que la mejor protección contra el sol es evitar la exposición directa a sus rayos o bien protegerse adecuadamente de los mismos.

Fuente: Ministerio de Salud de Costa Rica

Imagen ilustración de Pedro Rafael Gutiérrez Doña



Comments