Noticias van noticias vienen







Por: Fabio Gadea Mantilla

Cartas de Amor a Nicaragua


Querida Nicaragua: En el mundo moderno, plagado de tecnologías novedosas y periodistas cada vez más profesionales, saltan las noticias en forma sorpresiva. Lo que es noticia de primera plana hoy, quizás mañana no aparezca ni en las páginas finales de ningún diario. En esto, los izquierdosos tienen una suerte loca.


Siempre que hay una crisis grave en una dictadura de izquierda, surge otra noticia que la saca del juego. Ése es el caso del desdichado Orlando Zapata, el preso político cubano que murió luego de una huelga de hambre. No necesitó el tirano Fidel Castro seguir escribiendo sus mentiras en el diario Granma, pues la tragedia del terremoto de 8.8 grados Richter en Chile ocupó las primeras planas de todos los medios del mundo. La trágica muerte de Zapata, la prohibición de que nadie acudiera al sepelio, la vigilancia policial exagerada pasaron a tercero o cuarto plano.


El célebre don Fidel se atrevió a escribir que en Cuba nunca ha habido torturas, ni asesinatos, ni se violan los derechos humanos. Todo eso dijo don Fidel como si no conociéramos la historia de un Armando Valladares, preso 23 años en las mazmorras cubanas. Valladares escribió su testimonio en un libro vivencial titulado “Contra toda esperanza”. Huber Matos, combatiente al lado de Fidel, comandante de la revolución cubana, cuando protestó que aquello no era democracia sino comunismo, fue puesto en prisión por una veintena de años. Esto para solo mencionar dos casos. El mundo vio en el 59 los fusilamientos públicos del gobierno de Fidel frente a las cámaras de televisión, como para que sirvieran de escarmiento a quienes se opusieran a su régimen tiránico.


El cubano vive torturado sin necesidad de que lo torturen, padeciendo hambre permanente y teniendo a la isla como cárcel, con el alma y el pensamiento aherrojados, encadenados a la voluntad de la más feroz dictadura en la historia de América.


El caso de Zapata puede pasar a segundo plano por el momento, pero el terremoto de Chile pasará, el pueblo chileno se recuperará, pero el caso del mártir cubano Orlando Zapata seguirá vigente en la mente de todos los demócratas del mundo. Ya hay otros cubanos que han decidido ponerse en huelga de hambre hasta que sus compañeros injustamente presos sean liberados. Este podría ser el comienzo de un cambio que en Cuba tiene que llegar más temprano que tarde.


Lástima grande que para muchos periodistas el caso cubano se haya vuelto rutinario y no sea noticia. Lástima más grande que muchos periodistas de fama se hayan decidido por entregar su pluma a la dinastía castrista y que sean sus admiradores en algún importante diario europeo. Sin embargo, la justicia habrá de llegar y la verdad habrá de resplandecer y la libertad tendrá que volver a la isla del apóstol José Martí.


Por mas que hoy cierren los ojos los pusilánimes presidentes latinoamericanos, temerosos de los Chávez y su pandilla, por más que el decrépito y diabólico Fidel Castro siga escribiendo sus mentiras y negando sus torturas, fusilamientos, traiciones y crímenes de lesa patria y lesa humanidad, la verdad resplandecerá un día. Y caerán las estatuas de los héroes de papel de la revolución y surgirán otras que perennicen el sacrificio de humildes obreros como Zapata Tamayo. Y terminará el basurero permanente en que está convertido el centro de la Habana y ondeará libre y soberana la bandera cubana que defendieron con tanto heroísmo Antonio Maceo y José Martí.



Comments