Cuba: Liberación de presos políticos







Por Jorge J. Cuadra V.


Esa es la noticia del momento en el mundo. Cuba se está abriendo a la democracia al liberar a unos cuantos presos políticos. La muerte del primer huelguista de hambre, más el deterioro del segundo están dando sus frutos porque lograron “conmover el corazón” de los verdugos de Cuba, Fidel el gallego y Raúl el chino. Hay fiesta en el mundo y alegría en los hogares de los liberados. La primera es falsa y la segunda comprensible, porque la fiesta que se dice que hay en el mundo no tiene razón de ser, pero la felicidad que reina en los hogares de los liberados si es legitima. El mundo hace fiesta de una mentira, pero la alegría de los hogares cubanos que tienen que ver con los liberados, es válida aunque tenga su origen en la misma mentira que hace reír al mundo.

Me pregunto por que los que saben la verdad la callan. Me pregunto por que los dos diarios importantes del país no han destacado esa mentira con sus titulares de primera plana. Me pregunto por que se suman a la canallada de vernos cara de tontos.

El gobierno de los desalmados y obsoletos hermanos Castro no está liberando a ningún preso político. Liberar a un preso político significa salir de la cárcel y dirigirse a su hogar a vivir entre los suyos y en su propio país. ¿Acaso es eso lo que están haciendo los hermanos Castro? ¿Acaso los liberados están saliendo de la cárcel a sus casas? Claro que no. Los hermanos Castro lo que están haciendo es enviar al exilio a los disidentes que les estorban su mal gobierno. Salen de las rejas con el boleto de ida para Madrid, quieran o no quieran irse. La Cuba de los Castro no libera, exilia; no une a la familia, la dispersa por el mundo; no hace feliz al hogar del liberado, lo atormenta con la pesadilla del exilio. ¿Por qué nuestros dos diarios importantes no publican un titular que diga: RAUL CASTRO, MENTIROSO? ¿A quien y a que le temen tanto como para seguirle el jueguito a Fidel y Raúl?

Desde mi pequeñez e intrascendencia yo les digo: HERMANOS CASTRO, MENTIROSOS. Nos quieren dar atol con el dedo y lo peor es que nos lo comemos porque no decimos nada, no decimos la verdad, callamos ante la falacia, cooperamos con darles un buen nombre a los asesinos del Caribe y nos hartamos de atol al dejar pasar una injusticia más contra el pueblo cubano. Permitimos que se diga, que bueno los hermanos Castro, están liberando presos, están contribuyendo a la liberación de Cuba. Falso. Cuba va a ser libre hasta que desaparezcan de la faz de la tierra esos dos energúmenos que tal parece tienen pacto con el maligno porque nunca se mueren.

A los pobres disidentes cubanos que están guardando prisión y que están siendo “liberados de dos en dos” no les espera la felicidad de regresar a sus hogares al lado de sus seres queridos y contarles las miserias que vivieron en las ergástulas cubanas, sino que el doloroso exilio en España, en donde le van a contar el cuento de sus horrores vividos a Carlos Alberto Montaner, con la esperanza que los convierta en artículos internacionales.

¿Y por que a España y no a Estados Unidos? Porque la flamante campeona mundial de fútbol vive en contubernio con la despiadada dictadura comunista, coqueteándole con sus hoteles y su turismo, sin importar que en Cuba se viva en estado perenne de asedio y persecución. España les regala hoteles Meliá, mientras la Cuba castrista construye nuevas pocilgas para encerrar a los que quieren vivir en libertad. España recibe a esos “liberados” porque quiere pagar la penitencia de su complicidad con la Cuba comunista, pecado que ya están pagando con su deteriorada economía.

Cuba no está liberando prisioneros políticos, más bien se está deshaciendo de ellos al enviarlos a miles de kilómetros de distancia para callar sus voces de protesta y sus ansias de libertad, pero esos gritos se van a seguir escuchando a lo largo y ancho de la isla esclavizada. Cuba nos engaña, pero nadie lo dice.

Escuchamos tanto sobre el bloqueo comercial que Estados Unidos le impuso a la dictadura castrista, que terminamos creyéndolo y nos olvidamos de Canadá, de México, de Italia y de España que se encargaron de que nunca existiera. Pero el más culpable de todos fue Estados Unidos porque con su bloqueo simbólico le permitió a Fidel Castro justificar la pobreza y el atraso que le recetó al pueblo cubano. El bloqueo contra Cuba es otra mentira jamás desmentida hasta nuestros días, que le permitirá a la dictadura de Fidel Castro echarle la culpa a Estados Unidos de su incapacidad para gobernar y para hacer prosperar a los cubanos.

Basta de mentiras. Es hora de decir la verdad, pero a través de los que son escuchados y leídos alrededor del mundo.


Comments