Cristina Fernández logra reelección sin precedentes







Las urnas hablaron y el nombre más repetido fue el de ella: Cristina Fernández de Kirchner. La presidenta de Argentina, abogada de 58 años, logró una reelección sin precedentes. La candidata peronista del Frente para la Victoria arrasó con cerca el 53,7 por ciento de los votos. La diferencia que obtuvo con su inmediato seguidor, el socialista Hermes Binner (con el 17 por ciento de los votos) es la mayor registrada desde 1983, año en el que Argentina recupera la democracia tras la última dictadura militar (1976-83), publicó la agencia de noticias EFE.

Los resultados confirmaron las previsiones. Cristina Fernández agradeció las felicitaciones de los adversarios. Al decirlo hubo intentos de abucheos y ella los hizo callar: "En la victoria siempre hay que ser más grandes aún, más generosos, más agradecidos y más compresivos". Y, en su discurso, invocó "a la unidad nacional". La presidenta recordó, entre sollozos, a su difunto marido y rememoró una idea suya: "El paso por la Casa Rosada siempre es temporal y circunstancial". Los seguidores de la presidenta festejaron su triunfo en las calles de Buenos Aires. Las banderas más vistosas pertenecen a La Campora, la organización juvenil que lidera Máximo Kirchner, el hijo mayor de la presidenta. En el Hotel Intercontinental de la capital argentina se reunió el Gobierno y la familia Kirchner, incluida la madre de la presidenta.

Los próximos cuatro años Argentina seguirá gobernada por el "kirchnerismo", "una versión anticuada del peronismo", según descripción peyorativa del ex presidente y candidato derrotado Eduardo Duhalde (Frente Popular). La viuda de Néstor Kirchner cierra con su reelección el ciclo más largo del peronismo en el poder. Entre su difunto marido y ella habrán gobernado doce años, del 2003 al 2015. Ni siquiera el ex general Juan Domingo Perón, fundador del movimiento que lleva su apellido, logró semejante hazaña. Anoche se contaban los votos para la Presidencia pero también para la renovación de la mitad del Congreso y un tercio del Senado.

Carta Bodán



Comments