Principal‎ > ‎

Crean y prueban primera hamburguesa artificial

Crean y prueban primera hamburguesa artificial







Fabricar la primera hamburguesa creada en un laboratorio costó U$330.200, y este lunes dos críticos gastronómicos la probaron ante la prensa en Londres, informó 
BBC Mundo. Científicos de un instituto holandés utilizaron células madre de vaca y las convirtieron en las fibras de músculo que trenzaron para formar una hamburguesa, la cual fue preparada por el chef Richard McGowan y degustada por los críticos gastronómicos Hanni Ruetzler y Josh Schonwald. "Esperaba una textura más suave, tiene un gusto intenso, cercano al de la carne, pero no es tan jugoso. La consistencia es perfecta, aunque eché en falta sal y pimienta", dijo Ruetzel. "Para mí es carne, no se desarma", añadió la crítica austriaca.

"La textura en boca es como la de la carne. A mí me falta la grasa, es algo magra, pero el bocado en general se siente como el de una hamburguesa", dijo Schonwald. "Lo que es ligeramente diferente es el sabor". En la presentación también se reveló que Sergey Brin, cofundador de Google, financia este proyecto. Los creadores de la hamburguesa artificial afirman que esta puede ser una manera sostenible de satisfacer una creciente demanda de carne. Sin embargo, algunas voces críticas argumentan que, para hacer frente a la escasez de alimentos que se pronostica, sería más fácil comer menos carne. "Lo hacemos porque la producción de ganado no es buena para el medio ambiente, no alcanza para saciar la demanda mundial y no es buena para los animales", dice Mark Post, responsable de la hamburguesa artificial de la Universidad de Maastricht.

Pero según Tara Garnett, de la red de investigación de políticas alimentarias de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, quienes toman las decisiones deben buscar soluciones más allá de la tecnología. "Estamos ante una situación en la que 1.400 millones de personas en el mundo tienen sobrepeso o son obesas, y al mismo tiempo 1.000 millones de personas se van a dormir con hambre", dice la investigadora. "Eso es inaceptable. La solución no es sólo producir más comida, sino cambiar los sistemas de abastecimiento, acceso y precio de forma que más y mejor alimento llegue a la gente que lo necesita".


Carta Bodán

Compartir en Twitter


Comments