Cine: Actividad Paranormal 3







Por Khrisnamurti Rocks


La noche del demonio (Insidous)

La noche del demonio es una película de terror poco convencional: Sin grandes golpes de efecto, lo que es raro en un mundo del entretenimiento dominado por los efectos especiales, tomó el camino del suspenso psicológico y uno que otro efecto sonoro para indicarle al espectador que es momento de atender porque se acerca un momento muy importante para la comprensión de la película. Por lo general esos momentos importantes están lejos de aportar algo significativo a la trama y tienen como verdadero propósito alargar una trama capaz de ser contada en 2 minutos por un reportero de sucesos: Una casa embrujada, un niño inquieto y algo a la espera de la oportunidad para hacer el mal.

El director James Wan nos aproxima a la vida de una familia feliz en una casa recientemente adquirida y, como es usual, es una casa vieja, probablemente con una historia oculta por el agente de bienes raíces, como el insignificante asunto de estar habitada por fantasmas y no es que las visagras necesitan aceitarse, rechinan a falta de uso y por decisión artística del director. La familia la compone Renai (Rose Byrne) y su esposo Josh (Patrik Wilson). Ella ha decidido, en pleno siglo XXI, abandonar su carrera como escritora de canciones para dedicarse al hogar y sus 3 hijos, dos de lo cuales son una verdadera pesadilla para cualquier madre con vena artística:

La nena que no deja nunca de llorar y tampoco nos dice si se debe a su particular vulnerabilidad para detectar fantasmas o por necesidad de llenar esos minutos que son insostenibles sin la nena llorando. El otro es Dalton (Ty Simpkins), un chico con vena de explorador, no mide riesgos e ignora que la curiosidad es la causa por la cual el gato perdió la primera de sus vidas hasta que se quedo sin vida. Los problemas de los Lambert inician en la misma semana que llegaron a la nueva casa, el problema es que no se tienen confianza y tienen la tendencia a descreer entre ellos.

Puede perder el sueño por varios días...

Por eso Rania es incapaz de notar que no son los chicos jugando a las escondidas con sus objetos personales, es algo más y muy probablemente con intenciones malignas. Es posible intuir que, a pesar de los 3 hijos, esta no es una familia feliz y en realidad los chicos existen para evadir la intimidad de pareja. Pero no hay tiempo para esa reflexión, el investigador Dalton se accidenta en el ático: bodega en un piso superior típico en las casas antiguas, y en la mañana siguiente no despierta más.

Esto no acerca a la pareja; Josh se refugia en su trabajo escolar y Renai en su oficio de ama de casa y gritar en cada ocasión que descubre un fantasma, hasta que la situación se vuelve intolerable y deben recurrir a la ayuda de una vieja amiga de la familia: Elise Rainer y un par de chiflados que hacen de su humorístico equipo de investigación paranormal. Su conclusión es que no es un asunto de fantasmas, eso se resuelve con una limpia y unos cuantos litros de agua bendita, revela que Dalton no ha despertado porque su alma enfrenta la posibilidad de nunca regresar a su cuerpo y respirar en el mundo de los vivos.

Por tanto la tarea es buscarle en ese universo desconocido en el que pululan los seres más temibles de la creación; los pecadores no arrepentidos, que sueñan en la larga eternidad con la demente fantasía de regresar al mundo de los vivos y dedicarse al mal. Interesante película, pero si usted es de los creyentes de los viajes astrales le conviene que se se la cuenten o perderá el sueño por varios días.

Actividad Paranormal 3

Una injusticia que se puede cometer con Actividad Paranormal es que nos encontramos ante la tercera entrega de una franquicia y por eso no es de esperar novedades en el relato, además a considerar que el mundo cinematográfico se encuentra plagado de vampiros, lobos y casas embrujadas.

¿Qué es lo que ofrece esta nueva versión que no hemos visto en las dos encarnaciones anteriores?: Los directores, Henry Joost y Ariel Schulman, algunos aspectos técnicos relacionados con la mejor calidad de la imagen y una cámara en movimiento que nos permite escuchar lo que está pasando antes de verlo. Eso le agrega suspenso a la escena.

También han decidido retroceder la historia 20 años antes de la primera entrega a 1988. Sin ahondar en mayores detalles, y si usted es de los entusiastas que apuntan por un buen susto; esta es su película. Recomendada para los fans del género de terror.

Carta Bodán



Comments