Cid Gallup desmiente al PLC







Managua.- La representante de la firma encuestadora Cid Gallup en Nicaragua, Vania Soza, desmintió las publicaciones aparecidas en La Trinchera de la Noticia, donde afirman que la alianza del Partido Liberal Independiente (PLI) pagó para aparecer como la segunda fuerza en intención de votos.

“Nosotros tratamos de mantenernos al margen de estas situaciones políticas, pero queremos dejar claro que nuestra empresa se dedica a realizar todo tipo de investigaciones y dentro de nuestra cartera de servicios están los estudios de opinión pública”, dijo Soza.

La representante de Cid Gallup explicó que ellos venden la información que recopilan a través de la encuesta. “Cid Gallup es dueño y autor de cada una de las encuestas, pero no permitimos que se manipulen los datos”, recalcó Soza.

PARTIDOS COMPRAN INFORMACIÓN

Asimismo, señaló que cualquier partido político o empresa puede comprar la información que ellos venden, no así cambiar o manipular los resultados de las encuestas.

“El PLC (Partido Liberal Constitucionalista) puede comprar la información, pero eso no quiere decir que ellos también pueden manipular los resultados”, insistió la representante de país de Cid Gallup.

El candidato a vicepresidente de la alianza PLI, Edmundo Jarquín, rechazó las publicaciones que aparecen en La Trinchera de la Noticia, donde aseguran que este partido pagó para aparecer en segundo lugar de intención de votos. “También van a decir que pagamos a las miles de personas que estuvieron presentes en Pantasma, a más de un centenar de miles de nicaragüenses que estuvieron en Sébaco, que son cantidades mayores (de las) que ellos (el Partido Liberal Constitucionalista) pudieron reunir en Matiguás”, dijo Jarquín.

Agregó que si el PLC no cree en la encuesta de Cid Gallup, entonces que crean en la población que llega a las concentraciones de la alianza PLI, al contrario de lo que ocurre en el caso de Arnoldo Alemán, donde “solo saca fotos de tarima, porque no logran sacar fotos de manifestaciones”, señaló Jarquín.

Tomado del diario La Prensa de Nicaragua



Comments