Chile: Triunfa la educación, el coraje y la determinación








Por Alejandro José Gallard Prío

EL ARCHIVO CX

CHILE, la República democrática del cono sur del Continente Americano, demuestra al mundo que la EDUCACIÓN paga, que su inversión en educar y preparar a su ciudadanía, contra casi todos los avatares, accidentes y fenómenos de la naturaleza, da resultados positivos y, aún en contra de todos los vaticinios y posibilidades de éxito, triunfa con coraje y determinación y salva la vida a 33 mineros, enterrados desde el 5 de Agosto (59 días y noches) en las profundidades de una mina vieja y resquebrajada.

No necesitamos dar detalles, ni pormenores, de eso se encargaron los medios noticiosos del mundo, permitiendo que en las últimas 24 horas, la humanidad acompañara a ese grupo de valientes mineros y equipo de rescate, con sus mentes, sus plegarias y su admiración.

Pero si, me permito, basado en todo lo que los medios han informado, rendir un tributo de admiración a dos líderes de esta odisea, el jefe del grupo de turno de los mineros, Luis Ursúa y el Presidente de la República, Sebastián Piñera, que desde la primera noticia del accidente, hasta el último abrazo al rescatista González, lideró ese valiente equipo de funcionarios, civiles y militares, entre los cuales se destacan sus Ministros de Minas y Salud, que con arrojo, responsabilidad y honestidad, tomaron la determinación de salvar esas 33 vidas de sus conciudadanos.

Es también loable, la actitud de las víctimas, como dice Rydell D. Nieto Martinez: “Desde que ocurrió el accidente acordaron enfrentar juntos el reto por vivir. Aprovecharon al máximo lo que cada uno sabía…. Decidieron ayudarse sin egoísmos, establecieron rutinas para sobrellevar el inevitable deterioro de su salud física y mental. Se organizaron como un verdadero equipo. En lugar de lamentarse por los pocos recursos fueron extremadamente creativos e inteligentes para usar bien los disponibles. Incluso confeccionaron un juego de dominó con pequeños papeles. ¡Solidaridad, normas de convivencia, disciplina, liderazgo, una ilusión compartida! Cada uno asumió la responsabilidad de cuidarse a sí mismo y al compañero. La tolerancia ante la tensión, el humor ante la angustia, y la esperanza ante la incertidumbre se consolidaron en la determinación de estos luchadores”. Todo esto, producto de su educación, de su preparación profesional, donde se aprende “el objetivo de vivir y las estrategias de estar unidos y trabajar para facilitar el rescate”.

He aquí, donde CHILE, le da al mundo su ejemplo de honestidad y responsabilidad de funcionarios y trabajadores, que sin contemplaciones políticas alguna, decidieron salvar 33 vidas ciudadanas, algo que contrasta con lo ocurrido en México, donde 65 mineros suyos perdieron la vida en 2006 en una mina de carbón ubicada en Coahuila, debido a que, como dice el escritor mexicano, Fernando del Pozo: “Aquí no movimos un dedo, no hicimos un solo intento, por modesto que hubiera sido, y aunque hubiera fracasado, por salvar la vida de uno solo de nuestros mineros”. Sólo dos cuerpos fueron recuperados, pese a ocurrir el accidente a menos profundidad que el sucedido en la mina San José”.

Este otro accidente, nos recuerda las inundaciones, deslaves, terremotos y tsumanis que hemos sufrido a lo largo de de América, en nuestra Nicaragua; donde por falta de honestidad, de responsabilidad, de voluntad y por sobre todo de educación, vemos con vergüenza, después de 37 largos años, a víctimas del Terremoto de Managua (1972) sobreviviendo en los escombros de Managua. Ya no digamos de las víctimas del NEMAGON, que todavía sufren hacinados en “champas de plástico” que erróneamente dije en un ARCHIVO anterior, que estaban siendo reubicados en casas que les construía el Estado, pero más bien ha aumentado el número de las insalubres “champas” en el centro cívico de Managua.

Pero no podemos cerrar esta columna, sin citar a nuestra amiga Pilar, quien desde España, con la emoción que hace feliz al mundo, nos dice; “Han mantenido unido al país, como una piña, para rescatar a SUS mineros. Eran los mineros de todo el pueblo chileno. No ha habido gobierno ni oposición, ni reproches, todos como un solo hombre para rescatar a los suyos. Han sabido, no solo sacarlos a la superficie, sino mantener el orden. Han sabido apoyar a las familias, mantenerlas en la esperanza… Ha dado una IMPECABLE imagen al exterior de orden, saber hacer (no importa con qué medios, con los suyos y los que han podido conseguir que, a la vista está, eran los idóneos)”.

Y continúa diciéndonos “Han hablado de exigencia de responsabilidades donde quieran que se encuentren. Y al final, han cantado todos el Himno Nacional. Que digan cuando abren la escuela de "máster" para enseñar cómo se hacen las cosas, que iremos a hacer la matricula. Para empezar, podríamos matricularnos los españoles y para continuar, algunos estadounidenses, al menos los del Estado de Louisiana, donde todavía nos acordamos del Katrina y los ancianos dejados a su suerte en algunas residencias. Y para seguir continuando, todos aquellos que, cada vez que asoma una catástrofe, empiezan a abrir una cuenta bancaria por si cae algo. Y no señalo porque está muy feo”.

La presencia del Presidente Piñera hasta el último momento de la operación de rescata, retrata la personalidad del que ahora, sin duda alguna, es el Líder más popular de Latinoamérica, quien reconoció que siempre estuvieron acompañados por Dios y el pueblo de Chile. VIVA CHILE, MIERDA!

Hasta la próxima semana desde “La Gran Manzana” (New York) con EL ARCHIVO CXI.

I

Comments