Senador chileno dice que gobierno "subestimó magnitud de la tragedia"







Redacción Nicaragua Hoy


El mandatario brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, viajó esta tarde de Montevideo (Uruguay) a Santiago de Chile, país que vive las secuelas de un devastador terremoto de magnitud 8,8 en la escala de Richter, ocurrido la madrugada de este sábado y que ha dejado hasta el momento más de 700 muertos y miles de millones de dólares en pérdidas materiales.

Lula fue recibido por Michelle Bachelett. En Uruguay, donde asistió a la toma de posesión del Presidente José Mujica, el Jefe de Estado de Brasil manifestó que su intención es evaluar junto a Bachelett la ayuda brasileña ante la tragedia que viven los chilenos “porque parece que la cosa es más grave de lo que hasta ahora sabíamos”.

Horas antes y en declaraciones brindadas a “TV Chile”, desde el municipio de Tomé, provincia de Concepción, el senador socialista Alejandro Navarro cuestionó al Ejecutivo por “haber subestimado la magnitud de la catástrofe”.

Navarro se quejó de la falta de presencia militar en la zona después de más de 48 horas de ocurrido el terremoto, que para la zona representó además la destrucción de un tsunami que dejó pérdidas humanas y poblaciones arrasadas por las aguas del Océano Pacífico.

Navarro se sumó a las críticas que antes realizó el alcalde de Tomé, Eduardo Aguilera, quien además reaccionó molesto porque, según dijo, los pobladores de las zonas costeras huyeron hacia zonas más altas inmediatamente después del terremoto, pero regresaron a buscar enseres personales tras el anuncio efectuado por la radio, de parte de autoridades militares, en el sentido de que “no habría ningún peligro de tsunami”.  

“Se confiaron y el maremoto los tomó por sorpresa. Muchos murieron por esa información…”, afirmó Aguilera, quien además pidió la presencia de efectivos militares.

“La población no se explica por qué en época de elecciones este pueblo se llena de soldados y más de 48 horas del terremoto no ha llegado ninguno de ellos”, afirmó el senador Alejandro Navarro.

“Es hora de actuar y dejar a un lado la soberbia”, sentenció el senador.

Los militares ahora no saben dar cuenta precisa del error que provocó la muerte sorpresiva de los pobladores costeros de Concepción. Tanto las autoridades civiles como militares reaccionan molestas y alteradas cuando la prensa  les cuestiona por el hecho.

En la Gran Concepción, cabecera de la provincia del mismo nombre y ubicada a unos 500 kilómetros al Sur de Santiago, continúan los saqueos producto de actos vandálicos, pero además como consecuencia de la desesperación de la población que sigue esperando la presencia de las autoridades nacionales con la ayuda correspondiente a la magnitud de la tragedia.  

Los bomberos de la zona, que tampoco han recibido refuerzos, trabajan extenuados en el rescate de posibles sobrevivientes bajo los escombros de varios edificios, enfrentando el peligro que representan las constantes y fuertes réplicas que podrían terminar de colapsar las dañadas edificaciones. A eso se suma un gran incendio que se desató esta tarde en un local comercial, supuestamente provocado intelacionalmente por los protagonistas del pillaje.

La población sigue sin energía eléctrica, sin agua potable y sin comunicación telefónica fija ni celular.


Hoy se anunció que Brasil enviará a Chile un hospital de campaña de la Marina y equipos de búsqueda y salvamento de la Defensa Civil transportados en aviones de la Fuerza Aérea Brasileña, mientras que para el martes se espera la llegada de la Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, con el ofrecimiento de más ayuda para Chile.



Comments