Héroe y Mártir de las Libertades Públicas







Por Alejandro José Gallard Prío

EL ARCHIVO CXXIII


Un 10 de enero, hace 33 años, nació en Nicaragua, la figura heroica de un mártir de las libertades públicas de Iberoamérica, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal. Ese día se integro al espacio de los espíritus, de esos que crecen con el tiempo, ya que sus luchas, sus escritos, sus advertencias, se han convertido en profecías, en directrices para la lucha perenne de los pueblos por sus derechos y sus libertades.

Pedro Joaquín, ha llegado a vestir el ropaje de la historia, que lo consagra y revive en sus luchas y sueños. Como periodista y político, podemos apreciar su incansable lucha patriótica. Nos lega innumerables mensajes editoriales, ya que fue periodista por excelencia y, como político, se ajusta a los compromisos cívicos de un demócrata con responsabilidad social, con visión y “voluntad de hacer patria y conciencia nacional”, como nos recuerda el autor, filólogo y poeta nicaragüense, Jorge Eduardo Arellano.

En una nación, donde su mayor lacra es la corrupción, cabe citar a otro coterráneo, el periodista Manuel Eugarrios, quien, en Enero del 2010, escribió que Pedro Joaquín era “el político más honesto y con mayor amor de patria que ha tenido la historia de este desventurado país en los últimos cien años, con las solitarias e íngrimas excepciones de Augusto César Sandino, Benjamín Zeledón y Carlos Fonseca”.

El Lunes pasado, 10 de enero, estuve presente en el acto que sus hijos, nietos y amigos, realizaron en su honra en el Cementerio General de Managua, donde reposan sus restos mortales, y allí se mencionó la falta de un monumento a su memoria, lo cual me sorprendió, ya que sabía de una plaza en su honor, construida en la década de los 80 en el sitio donde fue ultimado, por lo que fui en búsqueda de la misma, que para mi sorpresa, aunque escondida o rodeada de las ya famosas “champas” de las víctimas del “nemagón”, está bajo el cuido de los moradores humildes de ese refugio, quienes recuerdan a Pedro Joaquín, como un ciudadano entregado a la lucha social.

La idea de realizar, en este caso, terminar el  monumento es válida, ya que,  existen las bases, o sea un pequeño anfiteatro, donde, me dicen los líderes de las víctimas del “nemagón”, se reúnen en su cruzada de remuneración por los daños causados por ese producto químico a los trabajadores agrícolas del occidente de Nicaragua. Estoy seguro que el espíritu de Pedro Joaquín, les ha dado esa persistencia y fuerza para continuar su reclamo a través de los años.


Tenemos que continuar el monumento,  ya que como ustedes ven en las fotos, le hace falta su estatua y el reordenamiento del sitio, donde además, queden grabados para la posteridad, sus mensajes, sus frases patriotas, ya que el monumento sin terminar, está localizado donde Pedro Joaquín inhalo su ultima frustración al caer abatido por perdigones asesinos.

Esta obra debe ser la responsabilidad del pueblo, por lo que sugiero que se forme un Comité pro Reconstrucción del Monumento, que apele a la ciudadanía a contribuir solidariamente y de acuerdo a sus medios económicos, como un homenaje a la Libertades Públicas, bastión de la Democracia. Un monumento del pueblo en homenaje a uno de los suyos, que murió luchando por Nicaragua.
En este Comité, nos gustaría ver a demócratas de la talla de Emilio Álvarez Montalván, Luis Andara Úbeda, Arturo Cruz Porras, Fabio Gadea Mantilla, Edmundo Jarquín, Julio López Miranda, Sergio Ramírez Mercado, Domingo Sánchez (Chagüitillo), Alejandro Serrano Caldera, Carlos Tunnermann Berheim, Alfonso Blandón y otros que conocieron a Pedro, como amigo, periodista y político, para que coordinen este reconocimiento ciudadano a quien se dio por entero a las libertades humanas, aceptando en el curso de su vida, prisiones, torturas y  destierros.

Con la colaboración del periodista, Julio León Báez, bibliotecario del diario “La Prensa”, les presento una muestra de las frases de Pedro Joaquín, que podrían ser grabadas en las paredes de la Plaza-Monumento, como un permanente mensaje de vigilancia a la juventud que tiene el compromiso de hacer realidad su visión de que, como dijo Pedro:


“Nicaragua volverá a ser República”


]"En la democracia, el Presidente gobierna para todos y no para el interés de una camarilla política o para beneficio económico de una clase, (social o política)".

"Caifás era pérfido como muchos intelectuales apasionados; una partidarista sin freno. Herodes un príncipe vulgar, igual a cualquier dictador latinoamericano".

"En el plano económico, los Somoza (los corruptos) han mantenido una estrecha vinculación de sus propios negocios con los asuntos del Estado".

"Y si honestamente se procediera a distribuir bien la riqueza, a dar a los campesinos tierra en forma equitativa y a respetar por obligación una tabla de salarios justa, se estaría produciendo en Nicaragua una revolución social".

"Hay muchos jóvenes que pretenden aplicar la vieja receta del capitalismo desbordado al mundo nicaragüense; pretenden continuar aplicando la vieja receta súper capitalista y tiránica que aprendieron de sus padres".

"Varias veces hemos llamado a esto "la revolución de la honradez", que es una de las más difíciles de hacer".


Hasta la próxima semana con EL ARCHIVO CXXIV



Comments