Principal‎ > ‎

Centroamérica en retroceso, según Estado de la Región 2011

Centroamérica en retroceso, según Estado de la Región 2011







Una región en involución económica y política, impactada por el crimen organizado y vulnerable al cambio climático, es la realidad que dibuja el Informe Estado de la Región 2011. El estudio, que abarcó el periodo 2008-2011, enciende las luces de alerta para toda Centroamérica y plantea la urgencia de acciones por parte de los gobiernos del istmo. El golpe de estado a Manuel Zelaya en Honduras y las denuncias de fraude en las elecciones municipales de Nicaragua en 2008 ponen en duda el supuesto avance de la democracia en la región, informó el portal http://www.elfinancierocr.com.

Según el Informe, el mayor problema es que las instituciones del estado siguen siendo frágiles y politizadas. Además, el crimen organizado está impactando directamente en algunos sistemas políticos, especialmente en Guatemala. A dicha inestabilidad se debe sumar la merma en la participación política de la ciudadanía. Durante los tres años estudiados por el Informe el porcentaje de personas que fueron a las urnas descendió en cuatro de los seis países centroamericanos.

La crisis mundial desestabilizó las economías centroamericanas, especialmente por la disminución en sus ingresos . En los años 2008-2009 los flujos de capital privado disminuyeron un 21,4%, las remesas un 2,4%, las exportaciones de bienes 1,5% y el turismo no creció. Además, la perdida de importancia geopolítica que está viviendo Centroamérica ha disminuido los flujos de cooperación provenientes de los Estados Unidos y Europa.

Desigualdad y pobreza continúan golpeando

Por otro lado, el Informe destaca la necesidad de mejorar y aumentar la recaudación tributaria, ya que de 2005 a 2009 el promedio per cápita latinoamericano rondó los $1.200, mientras que en Centroamérica países como Nicaragua, Honduras y Guatemala promediaron $300 per cápita. La desigualdad y la pobreza continúan golpeando a Centroamérica. En 2008, el 47 % de la población regional vivía en pobreza y un 18 % en pobreza extrema.

Además, el 10% de la población más rica recibía el 40% de los ingresos totales en Guatemala y Honduras y alrededor de un 30% en los otros países del istmo. La desnutrición infantil es otro de los puntos preocupantes del Informe, debido a que de cada tres niños uno padece desnutrición crónica. La huella ambiental negativa de Centroamérica sigue creciendo. Según el Informe Estado de la Región cada habitante centroamericano requiere de un 10% más del territorio que tiene disponible para satisfacer su consumo.

El estudio agrega que el impacto que podría tener el cambio climático en el istmo es preocupante, especialmente por la disminución que se ha dado del área boscosa y de los humedales. De 2005 a 2010 el área boscosa centroamericana se redujo en 1.246.000 hectáreas , mientras que durante los últimos 25 años se perdió el 34,8% de los humedales.

Crimen organizado, cada vez mayor

El impacto del crimen organizado es cada vez mayor, principalmente en el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvado, Belice y Honduras). La tasa regional de homicidios por cada 100.000 habitantes se sitúa por encima de 40 y en países como Honduras superó los 80 homicidios para 2010. El problema, según el Informe, es que las instituciones estatales se han visto superadas por la dinámica delictiva, en especial por aquella relacionada con el crimen organizado transnacional ligado a la narcoactividad .

A pesar de que los países centroamericanos comparten diversos problemas, las diferencias a nivel económico entre los países del sur, Costa Rica y Panáma, con el resto de las naciones complican los procesos de integración. Actualmente, el 40% del Producto Interno Bruto regional lo generan Costa Rica y Panamá, pese a que solo cuentan con alrededor del 20% de la población centroamericana.

El crecimiento de las grietas a nivel de integración se hace notorio con la salida de Panamá del Parlamente Centroamericano (Parlacen) en 2009 y la disminución del papel del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en donde las reuniones presidenciales decrecieron de ocho en 2008 a tres en 2010.

Carta Bodán




Comments