Fidel Castro y El Otoño del Patriarca








Por Julio Ignacio Cardoze



En la novela El Otoño del Patriarca, una de las veces que el patriarca se muere de falsa muerte, él puede ver como no se divulga la noticia, advierte como transcurren muchas horas de componendas secretas entre los herederos del régimen. Ve como visten regiamente el cadáver, con sus insignias y condecoraciones, nota como lo velan, mira con inquietud a quienes llegan a enterarse si en verdad el muerto era o no era él, nota como alguien grita que era él, entonces se interrumpen los dobles de difunto de las campanas de la catedral y de todas las iglesias y empiezan a tocar con jubilo, estallan cohetes y suenan alegres los tambores de libertad, él puede ver como asaltan la casa presidencial y como la guardia no los impide entrar, ve como se encarnizan con su cadáver, ve como ocho hombres sacan el cadáver arrastrado por las escaleras, como lo destripan, ve a sus mismos hijos llenos de jubilo gritando ¡Se murió mi papa!, mira como hacen una hoguera en la plaza para quemar sus retratos, ve pasar su cadáver arrastrado en su uniforme hecho trizas, siente en carne propia los escupitajos y las bacinillas que le tiran al pasar el cadáver…horrorizado con la idea de ser descuartizado y devorado por los perros y los zopilotes…

¡…Pero carajo lo que soy yo no me pienso morir!

¡No mi general no se muera…!

¡No comandante no se muera…!

Su vida, a momentos, pareció heroica y legendaria, pero de forma intermitente la proeza desaparece, se niega a permanecer y cada vez mas persiste en la versión real que el paso del tiempo no logra desvanecer, la realidad negra y oscura de sus maldades y su extenso rastro de crímenes que buscan evitar perdure para la posteridad, ese es el esfuerzo que hacen los asesores de relaciones publicas del régimen castrista, maquillando y dándole toques de humanidad a la piltrafa a que queda reducido y que ha terminado dando vida a alguna novela de esas en las que se cuenta la realidad para que parezca novela, talvez alguna de García Márquez como El otoño del patriarca.

La vida del personaje de este argumento parece condenado a no querer morirse, menos a dejar el poder, y cuando lo hace es en la soledad que él mismo se creó. Fidel Castro, condenado a morir y resucitar continuamente, cada vez mas loco que antes, hablando disparates, para darle a los que ha hecho sufrir por cinco décadas, alegrías y sinsabores temporales, pero no puede eludir revivir cada vez con una nueva versión contradictoria de su pasado atroz, enfrentando su propia realidad, convicto a sus propios demonios entre las furiosas medusas de la conciencia que lo devoran.


En El otoño del patriarca, cuando murió la primera vez el tirano, o eso pensaron, fue su doble el que murió y él pudo ver como la gente reaccionaba."La primera vez que lo encontraron en el principio de su otoño…gobernaba como si se supiera predestinado a no morirse jamás…estando él solo con su doble agonizante Patricio Aragonés al que habían envenenado…pensando que era él…Aragonés en su agonía se fue de bruces y le cayo encima pataleando de miedo y ensopado en mierda y de lagrimas…"


…ya se han escrito varios libros mitad humor y mitad serios sobre que ocurrirá en Cuba a la muerte del tirano. Fidel Castro le teme a dos circunstancias inevitables; a lo que va ocurrir con su perverso régimen cuando se muera y lo que va ocurrirle a su cadáver. Tanto al cadáver como al régimen empiezan a maquillarlo…para darle semblante humano.

Fidel ha tenido varios dobles, como en El Otoño del Patriarca, uno de ellos su hermano Ramón, el productor de la vaca Ubre Blanca una de las heroínas nacionales cubanas producto del castrismo a la que el Tirano le erigió un monumento en una plaza pública.

El otoño del patriarca del Caribe. ¿Trujillo? ¿Fidel Castro? Son vidas paralelas, almas gemelas en crímenes y atrocidades contra los derechos del hombre. Aunque a decir verdad, aún hay viejos del pueblo modesto en la Dominicana que añoran los tiempos de Trujillo.

El calificativo de patriarca, persona respetable y de prestigio, no le queda bien a Fidel Castro que no es mas que un matón criminal desde su juventud, en la novela cuando El Patriarca murió la primera vez, un día que regresaba al palacio presidencial, ve un tropel de muchedumbre en la calle, en ese momento él no sabia que había muerto, y miró una algarabía y globos de colores que subían, mi general mire, y escuchaba a los que gritaban desde los balcones ¡Abajo la opresión! ¡Muera el tirano! Hasta los centinelas de la casa presidencial leían en voz alta por los corredores… ¡la unión de todos sin distinción de clases contra el despotismo, la reconciliación patriótica contra la corrupción y la arrogancia, no mas sangre…gritaban…no mas pillaje…! "el país entero despertaba del sopor milenario en el momento en que él entró por la cochera y se halló con la terrible novedad mi general de que a su doble Patricio Aragonés lo han herido de muerte con un dardo envenenado…".

Nació Fidel Castro en una finca en Birán, de una madre que fue originalmente la cocinera de la casa hacienda, que definitivamente al ser producto de una relación ilegitima entre el patrón y la empleada y haber sido reconocido por su padre hasta que fue adolescente, cuando pudo dar su primera comunión y ser bautizado en edad tardía, pues la iglesia no lo aceptaba por su ilegitimidad, creó en él un menoscabo psicológico de resentimiento social que cuando adulto, ese rencor encubierto con un manto falso de ideología política, lo llevo a hacer lo que hizo contra la sociedad cubana.

Fidel Castro, nunca a querido a nadie, abundan libros de personas de su entorno familiar y político, que afirman como le hizo imposible la vida a su propia madre la que retuvo en el apartamento de una pariente miliciana hasta su muerte, como hasta su hermano Raúl fue manipulado por él, usado como instrumento, y que Fidel no ha dudado nunca de cortarle la cabeza a Raúl, si este se sale de la línea que le ha trazado. De hecho, desde el primer día del sangriento triunfo de la criminal revolución, se sabe que una de sus estrategias para mantener el control, fue crear rivalidades entre sus propios allegados, incluyendo a Raúl, quien siempre ha sido confrontado con su archi enemigo el sanguinario Ramiro Valdés.  Aunque esto no significa que el hermanito Raúl sea discípulo de la Madre Teresa de Calcuta pues también tiene su cementerio particular.

En El otoño del patriarca el tirano no confiaba en nadie, ni en el ejército y para mantener el control "les hacia creer a unos oficiales que estaban vigilados por los otros oficiales, les barajaba los destinos para impedir que se confabularan, dotaba a los cuarteles de ocho cartuchos de fogueo por cada diez legítimos y les mandaba pólvora revuelta con arena de playa mientras él mantenía el parque bueno al alcance de la mano en un deposito en casa presidencial…".

En el Otoño del Patriarca, se relata la historia de cómo el lugarteniente más fiel del tirano, el general Rodríguez de Aguilar, acaba traicionándole, por lo que el patriarca manda que lo maten, lo sancochen y obliga a sus ministros que se lo coman. En uno de los tantos paralelismos brutales en su vida con el Tirano de El Otoño del Patriarca, Fidel Castro decidió un día de tantos que uno de sus mas fieles y heroicos generales como fue Arnaldo Ochoa, lo había traicionado y metafóricamente hablando, hace que se lo coman sus mismos compañeros de los altos mandos del ejercito cubano porque lo juzgan sumariamente y lo condenan, sus mismo camaradas se comieron a Ochoa por mandato de Fidel y Raúl Castro, y lo fusilan, lo cocinaron y se lo comieron como en el cuento de García Márquez, además a Ochoa, lo borran de la historia de Cuba y lo eliminan de las fotos oficiales como si nunca hubiera existido, sin que le valiera a Ochoa  haber sido revolucionario en la Sierra Maestra desde los 15 años de edad y serle fiel a Fidel como perro.

Toda la vida del patriarca, como la de Fidel Castro, es una continua angustia y artimaña para conservar el poder, y no morirse, cosa que hace sin piedades, pues se dice así mismo continuamente, "el único error que no puede cometer ni una sola vez en toda su vida un hombre investido de autoridad y mando es impartir una orden que no esté seguro de que será cumplida".

Las represiones del patriarca son feroces como las de Fidel Castro, o mejor dicho, las represiones de Fidel Castro, son feroces como las del patriarca de la novela que recrea, ya que está convencido que "todo sobreviviente es un mal enemigo para toda la vida".

En El Otoño del Patriarca, éste rehúsa pensar en lo que vendrá después de él, porque "ya lo verán, decía, se volverán a repartir todo entre los curas, los gringos y los ricos, y nada para los pobres... porque éstos estarán siempre tan jodidos que el día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo". Y la verdad es, que bajo el régimen de Fidel Castro los pobres son más pobres y no tienen derecho a hacer nada libremente ni con su propio culo, porque hasta las jineteras y los jineteros son controlados por su gobierno en los que tiene una fuente de divisas.

Al final, en El Otoño del Patriarca de García Márquez, "más solo que nunca", morirá en la mayor soledad y abandono de muerte natural y lo encontrarán medio comido por los gusanos.

Que Fidel Castro, muera y reviva, para los que han padecido y sufrido bajo su tiranía es como si fueran cien o doscientos años, da lo mismo, tantas generaciones han pasado bajo sus ergástulas, intimidaciones y hambre que ya nadie recuerda ni le interesa. Los jóvenes solo saben que nacieron y crecieron escuchando sus discursos perpetuos y sus advertencias de la invasión de los Yankees, por lo que debían invertir los domingos y días de descanso en cansonas caminatas para entrenarse militarmente y estar alertas ante la invasión que el Tirano espera en cualquier momento, mientras Fidel se dedicaba a la pesca submarina en su Resort privado.


Lo importante es mantener ocupada a la gente, racionada la comida, racionado el transporte, prohibida la libre movilización, para evitar que piensen en política.


En su último viaje a la republica de Irán, donde llegó proveniente de Libia después de haber visitado a su alter ego Muammar Gadafi, y antes de caer en profunda coma, de la cual a la fecha es difícil afirmar que ha salido, el comandante revolucionario Fidel Castro, terrible tirano caribeño, al lado del presidente Mahmoud Ahmadinejad afirmó ante quién quisiera escucharlo, que entre Cuba e Irán, pondrían de rodillas al imperialismo yanque condimentando la situación con criticas a los israelitas. Enemigo de Israel y cruzado de cuantas causas pudieran causar perjuicio al imperialismo americano.


Empezó a darse tropezones y caerse de las tarimas, con los oportunos huesos quebrados. Empezó a sufrir mareos y desmayos con permanentes diarreas físicas y mentales. Empezaba a decir algo y de pronto pasaba a otra cosa sin relación. Un hombre que ha hecho de su vida una profesión hablar sin parar puras babosadas siguió hablando más babosadas, mejor dicho a balbucear, babeándose, con la mente y la lengua enmarañada, a decir locuras y a ser motivo de risa para todos… obsoleto como un mueble caduco sin querer admitirlo.


Un día lo desaparecieron de la escena siendo como había sido el centro del escenario. Muchos especularon felices y ansiosos sobre su muerte solo para llevarse la decepción que no había muerto El Monstruo de Birán. Mala jugada del destino a los sufridos cubanos dentro y fuera de la Isla y también para todos los pueblos a los que hizo derramar la sangre de sus jóvenes en tres continentes.


De pronto retornó. Con facha de susto. Espectro parlante del mas allá. Piltrafa humana que se niega entrar en la tumba. Zombi hablador. Dijo que había resucitado entre los muertos en un mundo de locos pero eso lo decía el más loco de todos. Resucitó rehaciéndose a si mismo, obsequiando reflexiones aunque nadie se las pidiera. Al principio tomaron sus reflexiones con curiosidad, después con cierto escepticismo. También se disfrazó de profeta. Empezó a predecir una guerra nuclear como la que en los primeros años de su revolución quiso provocar pretendiendo que los soviéticos lanzaran sobre los Estados Unidos de America una lluvia de misiles nucleares. El problema fue que esta vez la gente empezó a reflexionar sobre las reflexiones de Fidel Castro, empezaron a verlo con curiosidad, con sospecha.


Un día surgió en las escalas de la Universidad de La Habana procurando un encendido discurso populista como en sus tiempos de estudiante, nada más que esta vez tembloroso, de verde olivo sin insignias, arrugado y agarrado de la mano de un guardaespaldas joven y fuerte para no caerse.


Otro día dio a un periodista americano declaraciones de que el sistema económico cubano no servia ni en Cuba, y que no concebía; que el gobernante de Irán amenazara con un ataque nuclear a Israel y que Mahmoud Ahmadinejad negara el Holocausto de los judíos en la segunda guerra mundial. Confusión mundial.


Después dijo que había sido mal interpretado y que lo que dijo fue que el sistema capitalista no servia… pero no habían pasado diez días cuando el gobierno cubano anunció, como único empleador de la isla bajo un sistema comunista, que no podía seguir manteniendo a tantos empleados y que empezaba a despedir a medio millón de trabajadores que están en la nomina del gobierno para que buscaran trabajo en la empresa privada la que no existe en Cuba por haber sido abolida por el mismo Fidel Castro. Más confusión mundial.

Si no fuera una tragedia lo que ha hecho con Cuba Fidel Castro se creería una comedia, una jodedera, o por lo menos así está terminando. Mas allá de la novela es el destino de America latina con los autócratas…que se creen indispensables como el de El Otoño del Patriarca…como Fidel Castro… como Hugo Chávez… como Daniel Ortega…como otros tantos…desde el Río Grande hasta el estrecho de Magallanes…que dicen: "no obedezco más que a Dios y a mi criterio… me reclaman miles de dedos que me señalan, dedos del sur, norte, este, oeste, de todas partes, de Camoapa, de Comalapa, San Isidro, La Trinidad, de Rivas, de Moyogalpa, ahí están los dedos que me están marcando… los dedos que me reclaman, que me quieren, que me necesitan…son las tres de la madrugada mi general…y él le cruzo la cara con el revés feroz de la mano…son las ocho jodido…son las ocho de la mañana, muy carajo, porque lo digo yo, orden de Dios…y yo solo obedezco a Dios y a mi criterio….

Con la jodienda satírica a que ha quedado reducido el desgobierno de Fidel Castro en sus últimos días, sin legado positivo para la posteridad y condenado a desaparecer al menor relámpago libertario, prácticamente por si mismo encerrado en un callejón sin salida, empezaron a conocerse rumores de jodederas de que el renacido Fidel, renacido mas loco que antes, dicen los jodiones, que se retractó sobre esas declaraciones de que el sistema económico cubano no sirve porque tiene miedo a la represión de la dictadura de Raúl Castro, y también que, como resultado de profundas reflexiones, está en contacto con amigos del ejercito para ver si le dan un golpe de Estado a la dictadura comunista "raulista" porque el comunista es Raúl y no él.

Fidel, dicen los jodiones, que le ha comentado a sus amigos que tiene la esperanza, que si lo capturan las fuerzas represivas "raulistas", intervenga Moratinos y lo lleve refugiado a España escapando la represión comunista. Posteriormente, ponen en su belfo babeante, que ha comentado Fidel, que si no hay guerra nuclear en la que participe los EEUU, estaría dispuesto a buscar refugio en Miami, puesto se lo tendría bien merecido que le den status de refugiado político, con su respectivo Medicare, porque con sus advertencias él y nadie mas ha evitado un holocausto mundial.

En esta estábamos analizando la jodedera de los últimos rumores sobre las peripecias del comandante Tirano, reducido a piltrafa, cuando me llegó un mensaje por email con una entrevista de León Araña aka LAG, El Vasco, El Chele, al Tirano Fidel ahora convertido en oráculo sibilino de sucesos mundiales.

León Araña, es un periodista nacido en Cuba, de padre y madre Vascos, opositor al régimen de Raúl Castro por lo que decidió abandonar la Isla y radicarse en Nicaragua y viaja mucho a Miami pues se especializa en el tema cubano y logró comunicarse clandestinamente con el Tirano Fidel, que se encuentra en algún lugar de Cuba, entrevistándolo sobre sus últimas declaraciones, negando que dijo que el sistema económico cubano no servia ni en Cuba, y consideré interesante reproducir esto, porque, si bien es una jodienda que no aclara la situación política del comandante Fidel Castro el Tirano de Birán, nos deja un indicio sobre la realidad de su estado mental.

Dice así la entrevista que LAG me autorizó reproducir:

El Zanate de Nagarote. Derechos Reservados. Por teléfono. Con la cooperación de Servicios Mundiales.


Periodista: Comandante Fidel Castro ¿cuando se dio cuenta de que el sistema Comunista no funcionaba?

Fidel: En la Sierra Maestra.

Periodista: Pero, Comandante Ud. impuso en Cuba un sistema Comunista al bajar de la Sierra Maestra.

Fidel: Era la manera mas directa que encontré para desacreditar ese sistema comunista odioso y demostrar ante los ojos del mundo que no funciona.

Periodista: ¿Quiere Ud. decir que el sistema Comunista de Cuba ha sido una farsa?

Fidel: Si y No. Es farsa, porque yo que lo dirigía todo, no creía en él, pero no era una farsa porque los demás que me seguían, incluyendo al crédulo de Raúl, si creen en él y sigue siendo una realidad para el pueblo cubano.

Periodista: Pero todo ese sufrimiento, la represión, los espías de barrio, los fusilamientos, la tarjeta de racionamiento, la miseria generalizada, el atraso cultural y material con las ciudades que se derrumban, las jineteras y jineteros, el Apartheid en los hoteles,  los balseros ahogados...

Fidel: Una necesidad imperante para demostrar la inutilidad del sistema.

Periodista: Pero Comandante, a pesar de eso hubo quien lo copiara, Ortega en Nicaragua, Chávez en Venezuela...

Fidel: Otro enorme éxito mío ¿no le parece? Ambos, Daniel Ortega y Hugo Chávez, con sus barbaridades me ayudan a demostrar dos tesis que yo he planteado: que hay que ser muy bruto para tragarse semejante cuento y que el sistema no funciona ni para los pueblos hambreados como los nicaragüenses ni donde son ricos por el petróleo como en Venezuela.

Periodista: Comandante, todo eso lo hizo Ud. de motu propio, quiero decir...

Fidel: Entiendo perfectamente lo que quiere decir motu propio, recuerde que fui educado por jesuitas. Pero yendo a la raíz de su pregunta, déjeme decirle que la revolución cubana dirigida por mi fue un plan estratégico entre la CIA, el MOSAD y yo. Le aclaro que esto fue hasta ahora secreto de Estado y es primera vez que lo revelo.


Periodista: Por favor Comandante…explíqueme un poco mas estoy confundido con su respuesta.

Fidel: Pero si esta claro, cuando yo subí al poder el Comunismo era una amenaza en toda America Latina, hubo movimientos guerrilleros fuertes en Brasil, que es la mitad del Continente, en Argentina, en Uruguay, en Guatemala, luego cayó Chile, los movimientos de izquierda legal estaban avanzando en México, en Perú, el Marxismo penetraba los sindicatos, había urgencia de  mostrarle a la gente la verdad desnuda, que el sistema que en teoría lucia esperanzador era lo mas retrogrado y negativo que pueda imaginarse, que solo los mas idiotas podrían embarcarse en semejante locura. Sin mi labor America Latina no hubiera visto esa verdad desde su propio seno y no se hubiera salvado. Además ayudamos a quebrar económicamente y destruir a la Unión Soviética.

Periodista: Interesante observación ¿podría ampliarla?

Fidel: Con mucho gusto. Como parte de nuestro trabajo para destruir al comunismo convencimos a los soviéticos a meterle plata a estos países, en Cuba en 50 años le sacamos un poco mas de 300,000 millones de dólares, que para ellos era todo el dinero del mundo o por lo menos todo el que tenían y los sandinistas, bajo nuestra dirección cuidadosa en 10 años le sacaron 30,000 millones, 15,000 que les regalaron y 15,000 que les dieron en préstamo y no pagaron y en gran parte ellos se robaron.

Periodista: Y ese dinero ¿donde esta, podría ampliar mas en detalle?

Fidel: La gran mayoría lo desperdiciamos en subsidios que no funcionaban, en proyectos que sabíamos iban a fracasar y el resto lo depositamos en cuentas a nombre de nuestros testaferros en cuentas internacionales, ya que nos lo habíamos ganado con nuestro trabajo e inteligencia...

Periodista: Su labor podría ser juzgada con dureza, se considera Ud. ¿un traidor o un patriota?

Fidel: Ni lo uno ni lo otro. Traidor no, porque siempre he sido leal a mis ideas capitalistas y para demostrarlo y ser consecuente con mis creencias cobré caro, muy caro, por un trabajo sumamente delicado pero patriota no puedo ser porque en el mundo de las ideas y los ideales el concepto de patria ya quedó obsoleto. Ahora todos somos internacionalistas, como las grandes empresas, estamos todos globalizados y sino mire usted como hemos creado a los Chávez, los ortegas, los evos morales…

Periodista: Comandante, debe ser Ud. un hombre muy rico, tal vez mas rico que Carlos Slim el mejicano.

Fidel: Esa es mi tragedia, lo era, pero lo perdí todo con la quiebra de Lehman Brothers donde tenía mis inversiones y para mí ya no alcanzó el Bail Out. Pero no pierdo la esperanza en el Presidente Obama.

Periodista: comandante y ahora ¿que va a hacer?

Fidel: Mantenerme en la misma línea de las ultimas cinco décadas aparentando ser defensor de los pobres y de la democracia que tanto estúpido ha creído al pie de la letra, ahora que he resucitado en este mundo de locos y seguir vendiendo a los tontos la idea de lo que vendrá después de mi, porque "ya lo verán, cuando yo desparezca se volverán a repartir todo entre los curas, los gringos y los ricos, y nada quedará para los pobres... porque éstos estarán siempre tan jodidos que el día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo".

En esta parte de la entrevista me dijo "El Vasco" que hubo un problema en las comunicaciones y tuvo que volverse a conectar con el comandante y la entrevista siguió de la siguiente forma:

Por Teléfono Skype. Servicios Mundiales

Periodista: Comandante perdone pero gracias a dios restablecimos la comunicación para seguir con la entrevista.

Fidel: Si…gracias a Dios que vela por nosotros y nos ha permitido llegar adonde estamos…

Periodista: Ya que hemos tocado los puntos principales de su labor en defensa del Capitalismo Mundial quería hacerle algunas preguntas sobre varias circunstancias que han ocurrido durante su gobierno para así tener una mejor semblanza de Ud. y conocer algunos detalles de su gran tarea por la democracia.

Fidel: Adelante, pregunte con libertad.

Periodista: En algún momento sintió Ud. temor de que el Comunismo llegara a ser un éxito en la misma Cuba o en Nicaragua por ejemplo, y que ese éxito echara al traste su proyecto?

Fidel: De ninguna manera, jamás, tal posibilidad no existe por dos razones sumamente poderosas. Primero porque el Comunismo es un sistema social y económico que en si mismo lleva la razón de su fracaso ya que es contrario a la naturaleza humana, la que tiende por razones culturales y genéticas  hacia la superación personal y a la del núcleo familiar mientras que el Comunismo lleva hacia el otro extremo, la supresión de la individualidad. Con esto puedo aseverar que un Estado en el que rija el Comunismo por muy bien manejado que este, lo que ya de si es una imposibilidad siempre fracasaría estrepitosamente.

Periodista: Comandante, y ¿la segunda razón?

Fidel: Veamos la Praxis de las revoluciones. Observe la calidad de gente que atrajo la Revolución en Cuba y posteriormente el Sandinismo en Nicaragua y el Chavismo en Venezuela, puros fracasados, gente inútil, malhechores, inadaptados. El ejemplo mas perfecto seria el Che que como Ud. debe saber era un aventurero socialmente desadaptado que se había pasado la vida de vago recorriendo America latina en motocicleta, que estuvo un tiempo en Guatemala, que se vino conmigo a la Sierra en busca de aventuras porque no tuvo donde mas ir, y aquí en Cuba lo pusimos a cargo del Banco Central a dirigir la política económica y monetaria del país y también lo pusimos a cargo de las industrias que habíamos confiscado y como era de esperarse aquello fue un fracaso total y absoluto. Al principio de la revolución lo pusimos a cargo de juzgar sumariamente a los prisioneros y fusiló a muchísimos militares y civiles, inocentes y culpables en el paredón de La Cabaña. Matar gente fue lo único que supo hacer bien el Che.

Periodista: Pero algunos de los integrantes de los cuadros revolucionarios y del gobierno deben haber sido competentes.

Fidel: Si claro, se dieron casos pero los identificamos rápido y los purgamos. A unos los fusilamos, a otros les dimos 30 años de cárcel pero siempre se trató de un problema menor porque de los competentes que podrían habernos arruinado el proyecto se fueron todos, o casi todos. Luego maniobramos con gran inteligencia para poner en Nicaragua un total de 9 Comandantes escogidos por nosotros y nos aseguramos que ninguno tuviera mucha inteligencia, que fueran manejables y obedientes, y sin una educación sólida ni siquiera mediana estableciendo la condición de que ni uno solo fuera capaz de razonar ordenadamente de forma independiente, dándole preferencia a los ególatras como Humberto Ortega, a los casos de megalomanía y desquiciamiento mental. De ese país también igual que de Cuba se fueron los empresarios, los médicos, los comerciantes, los agricultores, los profesionales y hasta los trabajadores calificados con oficio y en cambio el país se lleno  de vividores, algunos nativos, otros internacionalistas,  que fueron los encargados sin saberlo de encallar el barco de acuerdo nuestros planes, igualito como lo hace Chávez en Venezuela.

Periodista: Pero China, un país Comunista es hoy una potencia económica mundial.

Fidel: Lo que refuerza mi tesis una vez mas. Por 25 años China fue como Ud. dice un país Comunista y era un fracaso tan grande como el de Cuba, con miles de millones pasando hambre, pero desde la muerte de Mao China giró hacia el Capitalismo y hoy esta inserta en la economía globalizada. China tiene hoy el mayor número de millonarios del mundo, es el país donde se venden más yates de lujo y carros Rolls Royce, tienen una fábrica de vehículos Mercedes Benz exclusivamente para el consumo interno. ¿Que le parece?

Además…Los líderes chinos son graduados de las universidades de Estados Unidos y de Inglaterra. Jamás ha habido un caso de algún chino que haya ido a estudiar a Corea del Norte o que haya venido a Cuba. Ni ellos ni nosotros creemos en el Comunismo con la diferencia de que ellos practican abiertamente el Capitalismo y nosotros no.

Periodista: Comandante, Ud. es un hombre muy bien informado. ¿Es cierto que ve muchos noticieros de televisión?

Fidel: Mi gran pasión ahora con mi enfermedad es la televisión, y veo hasta 20 horas diarias de noticias. Tengo siempre media docena de televisores encendidos y varias computadoras pues estoy suscrito casi a un centenar de blogs, así que le puedo aseverar que nada pasa en el mundo sin que yo me entere. Sigo las noticias de Voice of America, de la BBC, de la TV de España, del CNN, de 24 Horas Noticias, de la MSNBC, de la Radio Deutschewelle y de la Radio y Televisión Francesa en sus programas en castellano, pero entre todos mi favorito que veo y escucho varias horas al día es el Canal Fox de mi amigo Ruppert Murdoch. Con esa información mis asesores escriben mis reflexiones y profecías que salen a luz  pública con mi nombre.

Hasta aquí la entrevista del periodista León Araña con el Monstruo de Birán, que nos da una perspectiva del estado mental de Fidel Castro y de la mentira que ha sido en la realidad su criminal régimen que para nada ha beneficiado a un pueblo compuesto por once millones de personas que pasan hambre, sin libertad, y sin mas interés que tener el mando de una Cuba esclavizada bajo el control de sus caprichos arbitrarios.

Pero sigamos con El otoño del patriarca. Cuando en la agonía de su doble Patricio Aragonés, antes de morir ensopado en mierda, éste tiene con el Tirano una conversación franca diciéndole lo que nadie se atreve a decir y él se lo dice, porque lo mas que puede hacer el Tirano es matarlo y él ya se está muriendo…" Para que sepa que nadie le ha dicho nunca lo que piensa de veras sino que todos le dicen lo que saben que usted quiere oír…está en su trono porque lo subieron los ingleses y lo sostuvieron los gringos…y si no se desmontó de la silla desde entonces, ni se ha desmontado nunca, no será porque no quiere sino porque no puede, reconózcalo, porque sabe que a la hora que lo vean por la calle vestido de mortal le van a caer encima como perros para cobrarle por la matanza… por los presos que tiran en los fosos de la fortaleza para que se los coman vivos los caimanes… por los que despellejan vivos…sacando del pozo sin fondo de sus rencores atrasados el sartal de recursos atroces de su régimen de infamia…".

En El otoño del patriarca, cuando murió otra vez, se dieron cuenta porque unos gallinazos (zopilotes) salían por la ventanas del palacio presidencial, nadie se atrevía a anunciar su muerte, entonces se atrevieron a entrar y …"encontraron en el santuario desierto los escombros de la grandeza, el cuerpo picoteado, las manos lisas con el anillo del poder en el hueso anular, tenia todo el cuerpo retoñado de líquenes (hongos) minúsculos y animales parasitarios de fondo de mar, sobre todo en las axilas y en las ingles, y tenia el braguero de lona en el testículo herniado que era lo único que habían eludido los gallinazos a pesar de ser tan grande como el riñón de un buey… pero ni siquiera entonces nos atrevimos a creer en su muerte porque era la segunda vez que lo encontraban en aquella oficina, solo y vestido y muerto al parecer de muerte natural durante el sueño…".

…lo que soy yo no me pienso morir mas…que carajo que se mueran otros…

Comments