Principal‎ > ‎

Callahan reaparece y pide no dar el waiver

Callahan reaparece y pide no dar el waiver








Robert Callahan

El ex embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, pidió a la administración Obama, congelar por un año el waiver de la propiedad y fijar nuevas condiciones al régimen de Daniel Ortega para que pueda recuperarlo.

En un artículo distribuido por la derechista Heritage Foundation, Callahan emplaza al gobierno de Estados Unidos a asumir un compromiso real con la democracia y tomar la "dura decisión" que podría, según expresa en su texto, frenar la construcción de un régimen dictatorial en Nicaragua y unir a la oposición para que luchen contra el autoritarismo.

Recuerda que entre 1990 y 2008, el Gobierno de Nicaragua pagó más de $430 millones de dólares en indemnizaciones a unos 1.600 demandantes estadounidenses.

"Todavía hay alrededor de 200 ciudadanos estadounidenses que reclaman la restitución" de sus propiedades indicando que "en el período de exención actual, el gobierno de Nicaragua ha resuelto algunas demandas 50-55, sobre el promedio de los últimos años".

Callahan indica que "basándose únicamente en esta cifra, Nicaragua podría obtener otra dispensa" aunque "hay otros factores a considerar también".

Cita como ejemplo que "las invasiones de tierras" que incluyen propiedades de diez estadounidenses "se han vuelto más frecuentes" y que el gobierno de Daniel Ortega "no ha hecho nada para prevenir o revertir estos cambios".

Luego, el ex embajador hace un ejercicio de "pros y contras de negar la dispensa", y se pregunta: "¿Es el waiver, como estipula la ley, del "interés nacional" de Estados Unidos?".

"Esa es una buena pregunta y difícil de responder", anota el autor.

Los pro y los contras de su propuesta

"Si EE.UU. niega el waiver podría poner en peligro su influencia para obligar a los sandinistas a compensar a aquellos que todavía tienen reclamaciones pendientes. También podría impulsar a Ortega a expulsar a la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), lo que priva a la sociedad civil, las pequeñas empresas, y otros dignos receptores de la asistencia de EE.UU.", argumenta Callahan. "Y, lo más importante, si Nicaragua no puede obtener más préstamos de los organismos internacionales de crédito, tendrá un efecto perjudicial sobre la economía, con consecuencias obvias para los pobres y la clase media".

Sin embargo, al negar el waiver, "los EE.UU. podrían ayudar a frenar, si no a la inversa, el deslizamiento de Nicaragua hacia el gobierno de un solo hombre" forzando a Ortega a "gastar más del medio billón de dólares que recibe cada año de Venezuela" para programas sociales.

Según Callahan, el corte de la dispensa, también "podría animar a la gente a exigir transparencia y rendición de cuentas del gobierno" y al sector privado para que presione a los sandinistas parta que respete las normas básicas de la democracia".

"Al mismo tiempo, apunta Callahan, estaría hablándose -ya no mera retórica- de un compromiso serio de la Administración Obama con la defensa de la democracia representativa".

Trinchera de la Noticia



Comments