Biopsia de ganglio centinela es segura en melanomas de cabeza y cuello







ANN ARBOR, Michigan.— Una técnica común para determinar si un melanoma se ha propagado puede usarse de manera segura y es eficaz aún en los tumores del área de la cabeza y el cuello, según un nuevo estudio del Centro Integral del Cáncer de la Universidad de Michigan.

La biopsia de ganglio centinela involucra la inyección de una tintura especial para identificar, primero, el ganglio donde el cáncer podría propagarse. Si ese ganglio está limpio, los pacientes pueden evitar la debilitante cirugía de extirpación de múltiples ganglios linfáticos. Y si ese ganglio muestra la presencia de cáncer los pacientes saben que necesitan una cirugía más extendida o más tratamiento con radiación, quimioterapia o una prueba clínica. A los pacientes con melanoma de un cierto tamaño, o más grande, se les ofrece este tratamiento de manera rutinaria.

Pero muchos cirujanos creían que la complicada anatomía combinada con la presencia de nervios y vasos sanguíneos críticos en el área de la cabeza y el cuello hacían que este procedimiento no fuese del todo seguro y sí poco preciso para los melanomas en esa región.

En el estudio actual, que se publica en Internet en la revista Cancer, los investigadores observaron a 353 pacientes con melanoma de cabeza y cuello que se habían sometido a una biopsia de ganglio centinela en la UM a lo largo de un período de 10 años. Después de una revisión de los registros médicos de los pacientes los investigadores determinaron que se pudo identificar el ganglio linfático centinela en todos excepto uno de los pacientes, y que ninguno de los pacientes sufrió lesiones permanentes de los nervios durante el procedimiento.

Aproximadamente el 20 por ciento de los pacientes presentó, al menos, un resultado positivo de cáncer en un ganglio centinela, y esos pacientes fueron referidos para una disección completa a fin de extirpar ganglios linfáticos adicionales.

Entre los 283 pacientes que tuvieron resultados negativos en los ganglios centinelas, 12 pacientes recurrieron en la región donde el ganglio linfático centinela fue identificado. Esto sugiere que la prueba arrojó 12 resultados negativos falsos, lo cual indica que un 4 por ciento de resultados negativos de la prueba incorrectos. Esta tasa es similar a la que ocurre cuando se usa la biopsia de ganglio linfático centinela para los melanomas en otras partes del cuerpo.

“La biopsia de ganglio linfático centinela es una forma segura y eficaz para determinar el status de la cuenca regional de ganglios en casos de melanomas que afecten la cabeza y el cuello”, dijo la autora del estudio Carol Bradford, profesora y directora de otorrinolaringología en la Escuela de Medicina de la UM. “Además, nuestro estudio mostró que la biopsia puede hacerse de manera muy precisa para estos pacientes”.

Los investigadores encontraron asimismo que la biopsia de ganglio linfático centinela provee el mejor pronóstico sobre el resultado positivo para el paciente después de la cirugía, incluida la supervivencia general y asimismo la supervivencia libre de recurrencia del cáncer.

“Este procedimiento debería ofrecerse a los pacientes con melanomas de cabeza y cuello de la misma forma que se ofrece a pacientes con melanomas en otras partes del cuerpo”, añadió Bradford. “La biopsia de ganglio linfático centinela es factible y segura para estos pacientes y, además, ayuda a determinar el mejor curso de tratamiento que ofrece al paciente la mejor esperanza de supervivencia”.

Los autores enfatizan la necesidad de que los pacientes con melanoma de cabeza y cuello vean a un especialista en cirugía para el cáncer de cabeza y cuello y en la biopsia del ganglio linfático centinela. La Clínica Multidisciplinaria de Melanoma en el Centro Integral del Cáncer de la UM incluye cirujanos especializados, altamente calificados en la realización de ese procedimiento.



Autores adicionales: Audrey B. Erman, Ryan M. Collar, Kent A Griffith,  Lori Lowe, Michael S. Sabel, Christopher K. Bichakjian, Sandra Wong,  Scott A. McLean, Riley S. Rees, y Timothy M. Johnson, todos de la UM.



Comments