Arte erótico nicaragüense en San José


 

Por Pedro Rafael Gutiérrez Doña

 








Por primera vez en la capital costarricense se abrió al público la primera exposición de Arte Erótico, en la que  participaron 24 artistas y 4 escultores reconocidos.  La "Galería de Arte Medrano" fue la que abrió sus puertas para exponer las obras,  que abarcaron en la mas amplia expresión artística,  desde el sexo oral de Portilla, hasta los desnudos de Miguel Azofeifa.

Lo que podría ser la continuación del espíritu del Kamasutra en la India, pasando por el delicioso torso de La Venus de Milo,  hasta las glándulas mamarias de "Los dos amantes condenados" del artista alemán Mathias Grunewald, la exposición viene a estimular los sentidos al plasmar lo sexual en el lienzo.

Lo cierto es que la propuesta enciende el tema sobre lo que es "arte erótico" venido este de Eros, de la contemplación de lo bello o el reflejo puro del arte;  versus pornografía, entendida ésta como la exposición sin velo de los órganos genitales.  Aquí se encuentra una línea muy difícil de apreciar no encontrando límites en una obra cuando esta es erótica o cuando es pornográfica.

Si pintar a dos hombres usando la técnica del momento  teniendo relaciones sexuales es  arte erótico,  para  otros es a todas luces obsceno, falto de pudor;  como podrían ser las prácticas de bestialismo pintadas en vasijas en las pirámides de Tikal, en Guatemala donde aparecen mujeres teniendo sexo con monos.

Carlos Barberena pintor nicaragüense señala que "lo erótico forma parte de la vida cotidiana, igual que existe la belleza en un atardecer, en una rosa, así existe lo erótico, muestra de ello es lo manifiesto en el arte japonés, en Alemania y en Austria y como efecto de esa corriente he venido trabajando lo que he denominado "entre Eros y Tanatos",  una dualidad inseparable.

En fin, la muestra artística deja en la retina un aspecto artístico/sexual que sacude muchas veces la conciencia local y  la doble moral en la que se vive en la actualidad, opacando en el proceso el espíritu artístico y la libertad de expresión. 




Comments