31 aniversario de la gran traición al pueblo nicaragüense







MEMORIA HISTÓRICA NICARAGÜENSE (I)


Por Julio Ignacio Cardoze
Abogado



«En cuanto a los abusos contra los derechos humanos...las cosas son ahora en Nicaragua con los sandinistas, cualitativa y cuantitativamente, peor que con los Somoza en todos sus gobiernos, ahora con los sandinistas hay mas exilados, que en todos los 45 años de los Somoza, hay mas encarcelados, torturados y mayores crímenes políticos durante el sandinismo, que en todos los gobiernos juntos de los Somoza.  Los Somoza atacaban a sus enemigos políticos, los sandinistas atacan a todo el que no es sandinista. (José Esteban Gonzales, Dossier Nicaragua, Number 2, January 14, 1985, a publication of the Europe-Nicaragua Committee, Brussels, Belgium. CPDH. Human Rights in Nicaragua under the Sandinistas from Revolution to Repression. USDS. December 1986). »


El sandinismo, bajo el símbolo FSLN, bandera con los colores rojo y negro del anarquismo, con su Dirección Nacional enmascarada de democracia, engañando a algunos y sirviendo de pretexto a otros, para fingirse engañados, asaltó el poder en Nicaragua, el 19 de julio de 1979, como en la obra de Lope de Vega, "Fuente Ovejuna, todos a la una", con la ayuda de gobiernos, organismos internacionales, la sociedad civil nicaragüense, y los mismos jerarcas de la iglesia, que conociendo sus antecedentes, sabiendo que eran títeres de Fidel Castro, no se preocuparon de buscar otras alternativas para cambiar la dictadura de Somoza. En su lugar instalaron la más cruel tiranía y la mayor corrupción que ha conocido Nicaragua en toda su historia.


Hay que comprender para proceder, entender para funcionar, la opinión publica nicaragüense, solo podrá influir en el curso de los acontecimientos, si dispone de un conocimiento penetrante, tanto histórico como político y social, de lo que ha ocurrido y ocurre en el país. En relación a los hechos del gobierno FSLN/Ortega/Dirección Nacional, 1979-1990, es decir, una exposición de lo que fue, ha sido y es Daniel Ortega y el FSLN, nada ha quedado oculto, todo salió a la luz y se vio con claridad, no hay especulación posible, todo esta documentado. Igualmente como debe quedar en la memoria histórica, todos los desmanes que hicieron cuando dijeron que gobernarían desde abajo entre 1990 y Enero del 2007 cuando tomó posesión nuevamente del gobierno, en un inaudito proceso, cuando los nicaragüenses desmemoriados lo volvieron a elegir.  

Las barbaridades de la etapa de la noche oscura nicaragüense, como se conoce ese periodo, entre 1979-1990, han quedado detallados, hasta el último momento, como la Piñata”, la inmensa corrupción material y de valores cívicos y morales que promovieron y el gran robo masivo desde que se apoderaron del gobierno, hasta el último día cuando entregaron el poder burocrático después de perder las elecciones ante el pueblo que se volcó contra ellos en 1989, solo para seguir gobernando desde abajo y volverlo a recuperar en las elecciones del 2006 ante la perplejidad internacional.

Los crímenes han quedado registrados en innumerables organismos internacionales, tanto de gobiernos, como de instituciones no gubernamentales, especialmente organismos de Derechos Humanos Internacionales en Europa, del Departamento de Estado americano, y regionales, la Corte Centroamericana de Justicia, en la OEA, donde de manera particular se denunciaron todos los crímenes que cometieron, las fosas comunes que llenaron con asesinados sumariamente por todo el territorio nacional, las torturas y prisiones injustas, como la carnicería de los prisioneros del cuartel convertido en cárcel La Pólvora  en Granada, que fueron sumariamente ejecutados, o las matanza de los indios Miskitos y otras atrocidades como las de la Costa Atlántica de Nicaragua, con el bombardeo a aldeas indígenas indefensas, que hizo el ejercito sandinista (Ahora con otra mascara elogiado como profesional) dirigidos como cipayos por el general cubano Arnaldo Ochoa, fusilado después por Fidel Castro por narcotraficante, (¡El colmo de los colmos!), erradicación de los indígenas de sus tierras para trasladarlos a otras partes.

Hay también amplia documentación en Cortes judiciales americanas, y en el Congreso de los Estados Unidos, sobre la participación de dirigentes sandinistas, mientras fueron gobierno, en el narcotráfico, cómplices de los principales Capos colombianos Pablo Escobar, los Rodríguez Gacha, los Ochoa.  

El broche de oro, con que terminaron su primer gobierno en 1990, para seguir mandando desde abajo, fue la piñata, un gran robo masivo que hicieron, igual como el que hicieron cuando entraron horas después del gran desfile triunfal el 20 de Julio de 1979, que hemos visto estos días difundido con gran despliegue en los medios recordando la gesta de la revolución "libertadora", cuando se robaron casas, vehículos, vajillas, dinero, ropa, joyas, particularmente sus dirigentes, después también se despidieron en 1990 llevándose los vehículos, las papeleras, lápices, sillas, ceniceros y escritorios de los ministerios y oficinas del gobierno. A partir de ese entonces, la palabra “Piñata”, quedó reconocida internacionalmente como sinónimo de robo. En el Ministerio de Hacienda y Banco Central, si es que no los han desaparecido, están contabilizadas las barbaridades que hicieron en el terreno financiero, con sus robos y despojos, como el oro de las minas expropiadas del que nunca han dado cuentas, o el Café que vendieron en la bolsa en Nueva York, el costo de la “Piñata”, que tiene que pagar el pueblo de Nicaragua, el costo de la robolucion sandinista, el costo del gran engaño.

De la gran traición del FSLN, 1979-1990, además de la información subjetiva de quienes sufrieron en carne propia los desmanes sandinistas, existe información proporcionada por ellos mismos, como el “Documento de las 72 horas”, o la que en sus escritos y declaraciones han ofrecido posteriormente los mismos protagonistas sandinistas, al convertirse en disidentes, como, el ex del grupo de los 12, el inicuo Arturo Cruz Porras, quien después le confesó lloroso y amargado a la periodista  Shirley Christian, que si tuviera que hacer las cosas de nuevo "Jamás se hubiera unido al grupo de los 12", o el comandante Roger Miranda, que fue secretario en el ejercito de Humberto Ortega, quien denuncio de primera mano la corrupción y las cuentas bancarias de Humberto y Daniel a nombre de testaferros, o Sergio Ramírez Mercado, que fue fanático sandinista antiimperialista que cerraba sus discursos con "patria o muerte", de la Junta de Gobierno original y después vice-presidente con Daniel Ortega, y Edén Pastora, el famoso comandante y guerrillero en la subversión sandinista, que en la Contra se ganó el sobre nombre de Comandante Kodak, que también denuncio la corrupción en el libro "Comandante Cero", escrito por unos franceses a quienes les confeso su historia revolucionaria  y ahora "replegado" a Daniel Ortega, o personajes sórdidos como Jaime Morales Carazo, actual vicepresidente de Daniel Ortega, que escribió mucho denunciando a los Ortega/Murillo y a los comandantes, o lo que ha quedado para la posteridad en el libro “Lo que se quiso ocultar”, de Roberto Cardenal Chamorro, donde se cuentan noticias inéditas que fueron censuradas por el sandinismo en el diario La Prensa, o en el libro “Revolución en la familia”, de la periodista americana Shirley Christian, y otras fuentes en medios de información internacionales pero en particular de Organismos no gubernamentales y de periodistas investigadores de los medios internacionales.


Comments