Oposición podría abstenerse de participar en elecciones



Listado de subpáginas










* "Por encima del FSLN y del PLC, debe estar siempre     Nicaragua", afirma Antonio Lacayo
* Acuerdos de Metrocentro deben cumplirse


Managua.- El Secretario Nacional del PLC, Francisco Aguirre Sacasa, dijo que si no se cambia al actual Poder Electoral para las próximas elecciones generales, Nicaragua regresaría los niveles de 1978.

El dirigente liberal alegó que con este mismo Consejo Supremo Electoral que administró las elecciones municipales del 2008 y si se permite correr al Presidente Daniel Ortega, la oposición debería retirarse y no participar, tal como lo hizo la Coordinadora Civil en 1984.

“No haría absolutamente ningún sentido participar en esos comicios (del 2011), porque estaríamos primero en comicios que estarían viciados porque que serían violatorios de la Constitución”, apuntó.

Si la oposición se retira y no participa, se quedaría sin diputados, aunque Aguirre alega que ante la comunidad internacional el país quedaría muy mal.

Entrevistado por la periodista Lucía Pineda Ubau del Canal 100% Noticias, alegó que el electorado debe sentir cómodo y con confianza de ir a votar y que valdrá la pena hacer la fila porque su voto va a contar y que será sinequanon para la democracia de Nicaragua, contar con un poder electoral renovado.

Advirtió que si el CSE insistiera en inscribir como candidato al Presidente Daniel Ortega, el país entraría a una seria crisis de gobernabilidad, porque la resolución de la CSJ es ilegal.

Acuerdos de Metrocentro deben cumplirse

El acuerdo de Metrocentro, suscrito entre los partidos PLC, MVE-PLC, ALN y MRS, le habría atado las manos a los liberales al momento de insistir por la reelección de cargos en la Contraloría, el Poder Judicial y Derechos Humanos.

El ex Ministro de la Presidencia, Antonio Lacayo precisó a INFORME PASTRAN que las bancadas suscriptoras y las personalidades firmantes del Acuerdo Metrocentro II, del 19 de Noviembre pasado, se comprometieron a dos puntos muy precisos en torno a estos cargos: Punto 2. “No reelegir a ninguno de los actuales Magistrados Propietarios y Suplentes del Consejo Supremo Electoral”. Punto 4. “No elegir ninguno de los funcionarios que deben ser nombrados por la Asamblea Nacional en 2009 y 2010 mientras no se escoja para esos cargos, de acuerdo a los preceptos constitucionales, a personas capaces, honestas e imparciales”.

“El punto 2 se refiere al Consejo Supremo exclusivamente. Los liberales no pueden votar por la reelección de ninguno de los actuales magistrados electorales. De lo contrario, quien lo haga pagará un altísimo costo político con los votantes a la hora de unas elecciones primarias, en caso se postulen para Presidentes o Diputados. Será visto como un traidor a la democracia. El acuerdo es claro”, indicó Lacayo.

En cuanto a los otros cargos, dijo que “no se comprometieron a “no reelegir”. Sin embargo, al decir “personas imparciales” los firmantes se comprometieron a no elegir personas que ya han estado tomando decisiones en base a posiciones partidarias, como son todos los actuales Contralores, o los magistrados como Rafael Solís que públicamente confesó desde hace años que él llegaba a la Corte Suprema a defender los intereses del FSLN”.

En Nicaragua hay suficientes profesionales capaces y con sentido de ética, dice Antonio Lacayo

Para Antonio Lacayo, en términos políticos la imparcialidad significa que no se adhiera a ningún partido político en la toma de decisiones.

“Reelegir a alguno de ellos implicaría elegir a una persona “parcializada”, lo cual sería violatorio del acuerdo. En consecuencia, y para todos los efectos prácticos, el acuerdo (de Metrocentro) implica no reelección en todos los casos”, sostuvo.

Consideró que el único funcionario imparcial ha sido el Superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo.

“Todos los otros funcionarios cuyos períodos terminan este año actuaron en muchas ocasiones en función de intereses de partido, pasando incluso por encima de las leyes y de la ética profesional. En ningún otro caso debe plantearse la posibilidad de reelección. En Nicaragua hay suficientes profesionales capaces y con enorme afán de servicio público que merecen que los partidos políticos los incorporen al Estado. Es peligroso que los partidos se consideren dueños del Estado”, expresó.

El ex ministro de la presidencia destacó que “por encima del FSLN y del PLC debe estar siempre Nicaragua”.

Informe Pastrán

Comments