Tratantes de personas ven a víctimas como "mercancía"







Por Jader Reyes Galeano

Tercera y última parte

Cifras oficiales, revelan que el gobierno pretende sacar por medio del Programa Amor, aproximadamente a 25 mil niños de las calles para 2011, de 239 mil en este "sitio de riesgo", que calcula la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La trata en sus diferentes formas, afecta cada año a unos 2 millones 500 mil personas, en especial a mujeres y niños; y es el tercer negocio ilícito transnacional que genera 7 mil millones de dólares anuales, después del tráfico de drogas y armas, según la OIT.

Javier Morazán, director de la Unidad Anticorrupción y Crimen Organizado del Ministerio Público, explica que "la mayor cantidad de víctimas de trata son los niños y adolescentes", y advierte que "nadie debe ser sometido a servidumbre porque tanto la esclavitud y la trata de cualquier naturaleza, están prohibidas en todas sus formas", pues así lo consigna el artículo 40 de la Constitución Política de Nicaragua. Agrega que se prohíbe "el trabajo de menores, en labores que puedan afectar su desarrollo normal o su ciclo de instrucción obligatoria y se debe proteger a los niños y adolescentes contra cualquier clase de explotación económica y social", según el artículo 84 de la Carta Magna. Manifiesta que "todos los derechos humanos de las víctimas de este delito son afectados", porque las mismas "son vistas como mercancía", por tanto, requieren de una atención especializada e interinstitucional.

En tanto, Gonzalo Carrión, director del área jurídica del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, (Cenidh), coincide con Morazán y señala que "la niñez goza de protección especial y de todos los derechos que su condición requiere, por lo cual tiene plena vigencia la Convención Internacional de los Derechos del Niño y la Niña", como plantea el artículo 71 de la Constitución. Añade que, por lo general, "los enemigos están en casa como en todos los casos de trata" que se conocen.

"Forma moderna de esclavitud"

Mientras, el sociólogo Freddy Quezada, docente de Filología y Comunicación, de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), analiza que la servidumbre como una de las formas de trata, obedece a "una destructuración o desintegración social", que "los marxistas conocían como lumpemproletariado (población situada por debajo del proletariado)". "Antes te hacías vendedor de meneítos o tortillera, ahora no porque sos proclive a ese tipo de halagos (como es la explotación con fines comerciales o laborales)", expresa. En situaciones de servidumbre, "la casa se ha convertido en cárcel" y "esta forma moderna de esclavitud no creo que tenga salida en los sistemas legales".

Quezada considera que la persona en este tipo de situación "no se siente explotada", pero al trasladar "códigos y legislaciones de afuera a nuestra realidad, la solución que nos viene primero es la que hace ver el problema". "Por ejemplo, si en un país como los Estados Unidos, sucede que un niño vende limonada, está aprendiendo a trabajar, en cambio aquí, está explotado", explica. "Entonces, esa es la conversión que uno hace desde los países desarrollados, para aplicarla a nuestra realidad", expone. "En la ruta nos viene primero la solución y cuando vamos a la realidad queremos que el problema se parezca a la solución", razona.

El análisis de Quezada por separado parece ser la conciencia adulta de "Paco" y "Mari". Y mientras el callado "Paco" dice que prefiere ser taxista con tal de no seguir cargando el termo lleno de refrescos del papá; "Mari" no desea seguir cuidando a sus hermanitos, porque ya no quiere ser "niñera". Ambos no se consideran "explotados" y sienten que aportan a la economía familiar. Al final hay una verdad: La escuela aún sigue siendo un sueño para los dos.

Historia de la trata

Esta actividad ilícita era conocida como trata de blancas (sin embargo, usar ese término en la actualidad no es correcto) debido a que la práctica se origina en un período de esclavitud donde la "trata de negros" y "negras" era una situación aceptada por la población y por el Estado; en cambio para esa era, la esclavitud de mujeres de raza blanca, era un delito.

Eran trasladadas de su lugar de origen para ser posteriormente explotadas como prostitutas o concubinas. En la actualidad el término correcto es trata de personas, el cual sirve para denominar cualquier tipo de trata de personas sin importar la edad, género o raza debido a que el término trata de blancas se originó por distinción racial y por ser un delito.

En aquel entonces la trata de personas de raza negra era permitida e incluso era parte de los ingresos del Estado, en la actualidad esta denominación se considera errónea o simplemente anacrónica. Fuente: Wikipedia.

Primera Parte: El ABC de la trata de personas

Segunda Parte: El Oriental, un mercado de alto riesgo


Comments