Principal‎ > ‎

¿Supervivencia o quiebra técnica y actuarial del INSS?

¿Supervivencia o quiebra técnica y actuarial del INSS?







Por Roberto Escobedo Caicedo

La Misión de Expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI), llevan ya varios años visitando el país, pasando revista a los acuerdos firmados con el nefasto régimen orteguista para mantener la estabilidad macroeconómica dentro de los límites preestablecidos. Siempre se habían referido a la necesidad de realizar reformas en el sistema de seguridad social, con el fin de evitar su colapso definitivo en los próximos años. Pero parece que ahora con la pensión de jubilación reducida a los "viejitos", la situación financiera del INSS se ha puesto en el límite de la sobrevivencia, en la línea roja, por lo que los llamados "expertos" orteguistas tienen ya elaborados algunos estudios para negociarlos con sus aliados estratégicos del COSEP y los sindicatos que se encuentran en manos de agitadores y delincuentes orteguistas, para luego presentárselos a los representantes del FMI.

Originalmente, el régimen orteguista dio a conocer que para mediados de septiembre tendrían preparada una propuesta para presentársela a los delegados del FMI, consensuada entre el gobierno, empresarios y sindicatos de trabajadores. La propuesta original era de un incremento del 3% anual en las cotizaciones que pagan los trabajadores y empleadores, el que se haría efectivo en el término de 9 años. Los dirigentes de algunos sindicatos, como el "José Benito Escobar", a través de su Presidente Luis Barboza, se mostraron de acuerdo con la medida, pero el reconocido dirigente de las tropas de choque del orteguismo y gran saqueador de los recursos del INSS, Gustavo Porras Cortés, el que también es el secretario general del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), de inspiración trotskista y ex oreja de la O.S.N., manifestó que únicamente aceptaban los aumentos en las cuotas pagadas semanalmente al INSS fueran asumidas por los empleadores. Naturalmente, que este cambio de postura fue ordenado por Ortega Saavedra, porque Porras Cortés no se atreve a hacer nada si no se lo ordena su amo, el secretario general del FSLN.

Antes que pasar a discutir lo relacionado al aumento en las cuotas semanales que pagan al INSS los trabajadores y empleadores, es necesario centrarnos en la recuperación de la cartera. Hasta ahora el mayor deudor es el Estado, estimándose que debe al INSS unos 598 millones de dólares. Los expertos han propuesto un plan de pago, consistente en que el Estado pague dicha deuda abonando 30 millones de dólares anuales, con un módico interés mensual del 5%.

Seguidamente, los representantes del COSEP, donde están los capitalistas que son aliados estratégicos del orteguismo, solicitan ahora que las actuales autoridades del INSS revelen toda la información y documentación que tienen sobre las sospechosas compras de las clínicas previsionales, como la Cruz Azul y la Central de Managua "César Amador Kühl", entre otras, por las que pagaron 3.5 y 9 millones de dólares respectivamente, sin estar dotadas con equipos médicos y laboratorios de ninguna índole. La sospecha de que estas transacciones no son más que estafas saltan a la vista, porque una de esas clínicas previsionales era del genocida, Tomás Borge Martínez, y la otra, posiblemente de alguno de los Generales y Coroneles Copa del Ejército Popular Orteguista.

Asimismo, los aliados estratégicos del orteguismo agrupados en el COSEP, sea porque les están tocando la bolsa o porque han recibido órdenes de Ortega Saavedra, demandan que los gastos de la frondosa burocracia del INSS se reduzcan del 10 al 6%, ya que en su mayor parte está constituida por militares y policías retirados, que engrosan los efectivos de paramilitares con que cuenta el orteguismo y son "orejas" que denuncian a sus propios compañeros de trabajo ante los organismos de seguridad del Estado.

Por vez primera, el famoso testaferro de Ortega Saavedra y que no es otro que "Chanito" Aguerri, Presidente del COSEP, propone que se deje de pagar pensiones de jubilación a las llamadas victimas de guerra con el dinero de los asegurados y que su manutención sea asumida a través de alguna partida especial del Presupuesto General de la República, por cuanto no son victimas de ninguna guerra en que se haya visto envuelto el pueblo nicaragüense, sino verdaderas victimas del propio FSLN y de sus criminales nueve Comandantes de la Revolución Popular Sandinista, los que los reclutaron como carne de cañón para un proyecto de expansión subimperialista por la región centroamericana que únicamente beneficiaba a la URSS y sus satélites del Pacto de Varsovia.

Entre las numerosas cuentas a cobrar del INSS se encuentran los 20 millones de dólares transferidos al MINSA, para combatir una supuesta e inexistente plaga provocada por el virus de la fiebre A1H1N1. No se compró una sola vacuna y el dinero ya fue repartido entre los altos cuadros políticos y militares del FSLN. Otro tanto puede decirse de los 2 millones de dólares prestados al genocida Tomás Borge Martínez, utilizando como mampuesta al corrupto diputado orteguista, Mario Valle, garantizados con un terreno cuyo valor de mercado es apenas de 10 mil dólares. Ese dinero se lo llevaron ya para el Canadá unos hijos del mencionado verdugo y el resto, su viuda, una cabaretera peruana de los bajos fondos de Lima, que para mayor desgracia es la embajadora de nuestro país ante el Gobierno del Perú.

Tenemos luego el caso de la sospechosa compra realizada por el INSS de la chatarra de los Laboratorios "Ramos", por la que pagaron en efectivo 3.5 millones de dólares. No produce absolutamente nada. Descaradamente declaró el corrupto Preidente Ejecutivo de la mencionada institución, el ignorante guardia orteguista, Roberto López Gómez, que la transacción era para ayudar a la familia del General Julio Ramos, la que se encontraba en la lipidia y necesita urgentemente dinero para salir a flote.

Están luego los préstamos a fondo perdido hechos por el INSS a las empresas urbanizadoras y constructoras del Instituto de Previsión Social Militar (IPSM), como Obrinsa, Dexosa, Invernicsa, etc. y a las de Francisco López Centeno, tesorero general del FSLN, como son Tesa, Tecnosa y otras más, todo lo cual suma más de 100 millones de dólares. Todo este dinero que lo han sacado de las reservas del fondo de pensiones de los trabajadores asegurados con el INSS, no generan ningún beneficio, siendo además irrecuperable.

A todo lo anterior hay que agregar los 40 millones de dólares prestados al ex directivo del INSS, Leonardo Torres, para el desarrollo de un gran proyecto de construcción de viviendas de interés social en la cabecera departamental de Chinandega. Uno de los socios de esa gran estafa es un ingeniero de apellidos Acosta Castellón, el que denunció que el dinero se había volatilizado y que las tierras compradas, algunos tractores, motoniveladoras, etc., quedaron en poder del hijo de un tal General Mojica, que por ese entonces era el Presidente del Instituto de Previsión Social Militar (IPSM). ¿Qué puede informar de esta gran estafa el guardia ignorante orteguista de Roberto López Gómez, Presidente Ejecutivo del INSS?

Hay otros casos de estafas cometidas en perjuicio del INSS y de los trabajadores asegurados, siendo los autores miembros de la mafia orteguista, Generales y Coroneles Copa del Ejército Popular Orteguista, así como Comisionados Mayores y Comisionados de la Policía Orteguista. Como la Contraloría General de la República nunca practica auditorías especiales en el INSS, comportándose en la práctica como cómplices del Presidente Ejecutivo y restantes miembros de la respectiva Junta Directiva, sólo nos damos cuenta cuando aparecen las denuncias en los medios masivos de comunicación social.

Adolfo Acevedo Vogl, es un licenciado en ciencias económicas, que escribe de vez en cuanto en un diario de circulación nacional sobre temas relacionados con el desastre en que mantienen sumida a Nicaragua los orteguistas y sus testaferros del gran capital, dignmente representados por "Chanito" Aguerri. Pero recientemente se saltó las trancas con unos comentarios publicados en ese diario de circulación nacional. Propone nada más y nada menos que esquilmar ya más de lo que están a los trabajadores que están recibiendo una pensión de jubilación después de cotizar durante más de 750 semanas y haber cumplido los 60 años de edad. Sugiere parametrizar el monto de la pensión, para que el beneficiario la reciba con una reducción del 30 al 40%.

Afirma con el mayor descaro que esto es lo más justo, porque reduce las pensiones con relación al salario. Lógicamente está demostrando que se encuentra al servicio del orteguismo y de los capitalistas que mantienen con dicho delincuente una alianza estratégica.

Los trabajadores sindizalizados y que no forman parte de las tropas de choque de Gustavo Porras Cortés ni de Roberto López Gómez; los empresarios que no mantienen ninguna alianza estratégica con la mafia orteguista, lo mismo que los trabajadores jubilados después de cotizar durante 750 semanas o más de su vida laboral, deben movilizarse, exigiendo que se dé a conocer la lista de morosos con el INSS, igual que quienes han recibido préstamos millonarios a fondo perdido, para que se proceda a recuperar todo ese dinero por la vía judicial. Estoy seguro que los llamados "empresarios" sandinistas nunca han enterado las cuotas obrero-patronales a la caja del INSS y su ignorante Presidente Ejecutivo, Roberto López Gómez, nunca ha ordenado a los abogados de dicha institución proceder judicialmente contra dichos sujetos, porque todos son zorros del mismo piñal, proceden de los cursos sabatinos de las universidades de zaguán.

Esa es la única forma de evitar que a corto plazo se produzcan simultáneamente las quiebras técnica y actuarial de los recursos del fondo de pensiones de los trabajadores asegurados con el INSS. ¿Qué medidas tomarán al respecto los delegados del Fondo Monetario Internacional?

Compartir en Twitter


Comments