¿Será Nicaragua satélite del bloque Rusia - Irán - Alba?







Por Roberto Escobedo Caicedo
bert.caido@gmail.com


El próximo domingo, 6 de noviembre, el pueblo nicaragüense decidirá su destino en las urnas para los próximos años. Este proceso electoral está precedido de una suma impresionante de irregularidades que lo despojan de toda legitimidad democrática. Reelección del actual Presidente de la República, Ortega Saavedra, pese a que lo prohibe terminantemente el Arto. 147 Cn., pero que los magistrados judiciales del FSLN aprobaron su ilegal candidatura. Consejo Supremo Electoral (CSE), constituido por magistrados de facto, por cuanto se les venció el término para el que fueron electos por la Asamblea Nacional.

A lo anterior es menester agregar la no actualización de la cartografía electoral, padrón electoral, evasivas para no extender sus cédulas de identidad a los nuevos integrantes del cuerpo electoral de la nación que no son orteguistas, etc. Incorporación como Fiscales de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) de los militares orteguistas retirados, expertos en fraudes electorales y en violar los derechos humanos de los nicaragüenses que no pertenecen al FSLN.


Los Observadores Internacionales fueron invitados a presenciar la actual farsa electoral hasta que se completaron los preparativos del fraude preparado por el orteguismo. Y entre esos grupos de expertos, sólo los de la Unión Europea han enviado un verdadero equipo de personal especializado y con credibilidad suficiente para certificar que se cumplió con las leyes vigentes antes, durante y después de completado el proceso de las votaciones, garantizando que no se han falsificado boletas electorales y actas de cada JRV, como ocurrió con la burla de la voluntad popular en las elecciones municipales del 9 de noviembre del 2008.


El personal diplomático de la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua es reducido y por lo mismo, no puede disponer de un verdadero equipo de observadores de los comicios del próximo domingo. Los de la OEA, desde que este organismo interamericano cayó en manos de Hugo Chávez y sus cómplices de la ALBA, carece de independencia de criterio para certificar si un proceso electoral se llevó a cabo, respetando la legislación vigente o si por el contrario, estuvo plagado de toda clase de irregularidades que lo vician de nulidad insanable.


El viejo aparato de terror, intimidación y chantaje del FSLN está preparado para hacer posible el fraude del próximo domingo. El Ejército Popular Sandinista, Policía Sandinista y Dirección General de Seguridad del Estado, llamados en la actualidad, Ejército Nacional, Policía Nacional y Dirección de Información de la Defensa, a los que es menester sumar los efectivos paramilitares de la Empresa Alba-Vigilancia, amedrentarán a los ciudadanos que no son orteguistas a la hora de depositar su voto en las urnas, como ya lo están haciendo con los que reclaman la entrega de sus respectivas cédulas de identidad. Para disponer a su gusto y antojo de los policías y antimotines, Ortega Saavedra nombró para un nuevo período a su actual Primera Comisionada Mayor, Aminta Granera ("La Novicia Voladora"
, violando la letra y el espíritu de su respectiva Ley Orgánica.

Los grandes empresarios y capitalistas han dado su apoyo a la ilegal candidatura de Ortega Saavedra a la Presidencia de la República. Consideran que presentándose ahora como un fascista populista, ya no representa ningún peligro para sus capitales y les garantiza obtener jugosas utilidades. Ahora, el secretario general del FSLN no es ningún peligro para sus bienes, están a salvo de ser confiscados, por lo que lo consideran un socio privilegiado.


Durante la primera dictadura orteguista, hubo enfrentamientos entre el FSLN y la jerarquía de la iglesia católica. Pero ahora, el corrupto Cardenal Obando y Bravo, desde que Ortega Saavedra tiene a su sospechoso protegido, Roberto Rivas Reyes, como Presidente Vitalicio del CSE, respaldado por otros eclesiásticos depravados y libertinos, sólo les falta santificar a este dictador responsable de la comisión de crímenes de lesa humanidad. Han llegado al colmo de afirmar que Jesucristo recompensará con la reelección a Ortega Saavedra el próximo domingo.


En una de las alianzas que ha postulado candidatos a Presidente, Vicepresidente y otros cargos de elección popular para los comicios del próximo domingo, figuran orteguistas radicales que simulan ser ahora "disidentes". Uno de ellos es el llamado "General" Hugo Torres Jiménez, el que durante los primeros años de la primera dictadura orteguista fue además de fundador de la siniestra y tenebrosa Dirección General de Seguridad del Estado (DGSE), siendo también su primer Jefe. Eran los tiempos que el terror rojo y negro estuvo en todo su apogeo con las ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzosas, miles de prisioneros políticos, tribunales populares, etc. Pero ahora nadie dice nada, más bien lo consideran un gran dirigente político y firme defensor de la democracia representativa.


¿Qué dirían los medios de comunicación social, clero oportunista, empresarios y capitalistas socios de Ortega Saavedra, si en otro partido político o alianza de partidos figuraran como candidatos a diputados los Generales Gustavo Montiel, Samuel Genie Amaya, Bayardo Jirón Saballos? Atacarían todos los días a esa agrupación política, señalándola de representar el regreso del somocismo al poder. Pero actualmente, se cruzan de brazos ante un colega de los Oficiales G. N. ya mencionados. ¿Será que gran parte del pueblo nicaragüense desea disfrutar nuevamente de las caricias del yugo orteguista?


La tesorería del FSLN está recibiendo millones de dólares para financiar la campaña electoral de Ortega Saavedra, lo que le permite comprar conciencias de los compatriotas que ha empobrecido. A través del petróleo que llega de Venezuela, más los petrodólares procedentes de la chequera chavista, reparte láminas de cinc, gallinas, cerdos, arroz, frijoles. Pero después pasará la cuenta por esos regalos que hace a los pobres de nuestro país.


De Rusia ha recibido cientos de autobuses en concepto de donación para Nicaragua. También cientos de miles de toneladas de trigo, maquinaria agrícola, todo lo cual es luego vendido por Ortega Saavedra, quedándose con el dinero correspondiente. Interrogado el Embajador de Rusia sobre esas gangsteriles operaciones con las donaciones, declaró con el mayor cinismo que su país destina todo eso a Nicaragua, pero lo que hacen con las donaciones, los tiene sin cuidado.


En otras palabras, de Rusia, Venezuela, Irán y organizaciones de terroristas y narcotraficantes, el FSLN recibe millones de dólares destinados a su propaganda electoral, compra de conciencias y de votos. Pero el CSE, dirigido por su Presidente de Facto, el corrupto protegido del Cardenal Obando y Bravo, Roberto Rivas Reyes, no exige que el partido de gobierno detalle la procedencia de todo lo que ha invertido en la actual campaña electoral. ¿Procederá de idéntica manera con los otros partidos y alianzas políticas que han postulado candidatos a los diferentes cargos de elección popular?


Rusia está en proceso de reconstrucción del imperio que le dejara Stalin. Hugo Chávez, a través de la ALBA, asociado con los hermanos Castro Ruz y otros gobernantes latinoamericanos, ha constituido el bloque castro-chavista, dándole como soporte político e ideológico el llamado Socialismo Siglo XXI. Irán, con su dictador Ahmedinejad, está en un proceso de infiltración acelerada en los países latinoamericanos, encontrando en el castro-chavismo el instrumento idóneo para lograrlo en poco tiempo. Mantienen también estrechos lazos con narcotraficantes y organizaciones terroristas.


La reelección de Ortega Saavedra mediante un fraude electoral y respaldado por las alianzas que postulan a cargos de elección popular a elementos radicales del FSLN, aún cuando se presenten como "disidentes", acelerarán el proceso de integración efectivo de la Nicaragua orteguista en los bloques patrocinadores del terrorismo internacional.


¿Seremos nuevamente un satélite del bloque constituido por Rusia, Irán y la ALBA? La libertad, el respeto de los derechos humanos de los nicaragüenses y la oportunidad de reelegir cada cinco años a sus gobernantes, respetando la Constitución Política y la separación de los Poderes del Estado, valen mucho más que unas cuantas láminas de cinc y unas cuantas libras de frijoles, una gallina o un cerdo.


El próximo domingo, 6 de noviembre corriente, cada ciudadano, al momento de depositar su voto en las urnas de las JRV, debe meditar cuidadosamente, si el conjunto de sus libertades fundamentales y el de sus seres queridos, valen más que unos cuantos abalorios que le ofrecen los dictadores de Rusia, Irán, Venezuela, terroristas y narcotraficantes.


Que ese día -6 de noviembre del 2011-, Dios ilumine a cada integrante del cuerpo electoral de la nación, haciéndole ver que su conciencia, pesa más que cualquier regalo de Satanás.


Comments