Principal‎ > ‎

¿Se convierte el San Juan en escenario de conflicto global?

¿Se convierte el San Juan en escenario de conflicto global?







Por el Lic. Julián Frech Ayub


El problema de la toma de Isla Calero y la constante reclamación por Nicaragua sobre daños ambientales al río San Juan etc., ya no debemos enfocarlos como las clásicas “alharacas” que presidentes anteriores venían armando para ocultar, generalmente, algún problema interno, sino que debemos analizarlo en el “plano geopolítico global”. 

Desde hace varios meses mencioné que lo que se avecinaba era la construcción de un “canal interoceánico” por parte de Nicaragua; canal que no es necesario desde ningún punto de vista económico (máxime con la enorme ampliación que Panamá está realizando en su canal), pero que en el plano “geopolítico global” es urgente para las nuevas ideologías de “izquierda-capitalista” llamadas del “Siglo XXI”. 

Ante la crisis económica global; las constantes invasiones enmascaradas de “revoluciones” en el Medio Oriente, por parte de Europa y Estados Unidos en búsqueda de agua y petróleo, el avance del movimiento de “izquierda-capitalista” Siglo XXI en América Latina, la nueva tensión entre Corea del Norte y del Sur, el enorme crecimiento económico de China y el endeudamiento de Estados Unidos con esta nueva potencia, el inmenso temor europeo, estadounidense y de Israel principalmente, ante el expansionismo islámico por el mundo etc., a mi juicio, al igual que el de muchos analistas internacionales, nos ha colocado ya en “una nueva guerra fría” que perfectamente puede desencadenar en una “guerra caliente global”. 

Ante los factores desencadenantes mencionados y en el caso de presentarse una guerra caliente, para nadie es un secreto que la primera medida a tomar por los Estados Unidos y la OTAN, sería el inmediato “bloqueo del Canal de Panamá”. En este punto es donde nace el ineludible interés de la construcción de un canal alternativo bajo la administración y control de las “izquierdas-capitalistas”, que les garantice la rápida navegación entre ambos océanos. 

Planes y Estrategias de Nicaragua

En esta ocasión, Nicaragua (Daniel Ortega), inicia su “estrategia geomilitar” con la acusación de Costa Rica ante la Corte Internacional de La Haya por “supuestas violaciones limítrofes”, así como por impedir que Costa Rica navegue las aguas del Río San Juan, derechos y límites inalienables y claramente especificados en los tratados y laudos a partir del original tratado “Cañas-Jerez”. Todo ello con una clara intención de que Costa Rica no pueda visualizar el avance de obras de carácter militar que Nicaragua desarrolla en la zona (luego veremos la finalidad de las mismas). 

Paralelamente, a lo interno de Nicaragua, Ortega desencadena una campaña tergiversadora haciéndole creer a su pueblo, y principalmente al estudiantado nicaragüense, que Costa Rica “quiere apoderarse del Río San Juan”. La campaña incluyó el imprimir en los cuadernos escolares y universitarios el eslogan de “Oye tiquillo, el Río San Juan es millo”; eslogan que en múltiples marchas universitarias era repetido constantemente y a fuerte grito, por el estudiantado y la población participante, exacerbando una xenofobia tendiente a dividir y confrontar a dos pueblos hermanos que no deben prestarse al juego de sus políticos y mantener la armonía como pueblos. 

Ante la lentitud y el posible fracaso de su demanda ante La Haya, Ortega decide invadir Isla Calero (Isla Portillos), profundizando la crisis y además, estableciendo la punta de lanza para el control de la zona desde el punto de vista militar, y con miras a sus planes futuros, garantizando además la salida del canal hacia aguas del Océano Pacífico. También, para no retardar la introducción de su proyecto canalero al parlamento nicaragüense (proyecto que se mantenía en aparente secreto de estado), y que ya fue aprobado ante la presión de los inversores y partes involucradas. Recordemos los constantes viajes a Nicaragua del venezolano Chávez y del Iraní Mahmud Ahmadinejad, ambos bastiones primordiales en representación de los inversores Rusia, China, Irán, Brasil y Venezuela.  El proyecto presentado por Ortega, permitirá el paso de grandes buques entre el Caribe y el Pacífico, no se trata de un “canal complementario al de Panamá” como él lo ha venido mencionando. 

Paralelamente a la invasión de Isla Calero (Isla Portillos), Nicaragua establece seis nuevos puestos militares a lo largo de donde se construyó posteriormente la Trocha 1856, pero en la margen izquierda propiedad de Nicaragua, y construye un aeropuerto también de índole militar; todo ello con el cuidado de no estar en la rivera descubierta, sino unos cuantos metros dentro de territorio nicaragüense para cubrirse de los bosques circundantes. 

Riesgos que debe evitar y contrarrestar Costa Rica

Costa Rica no forma parte de ese grupo de “izquierda-capitalista”, todo lo contrario, es un obstáculo al proyecto por los derechos históricos adquiridos sobre el Río San Juan, y por poseer como territorio nacional la margen derecha de dicho río. 

La margen derecha del río es parte fundamental para poder construir el referido canal. Nicaragua necesita de esa margen con urgencia para poder iniciar el proyecto, pero al no pertenecer Costa Rica a su grupo, Ortega NO negociará con Costa Rica como lo especifican los tratados y laudos, sino que todos sus preparativos militares estratégicos, reforzados por las demandas en el campo ambiental, me presentan el panorama cristalino de una invasión para tomar por la fuerza dicha margen. 

Creo que Costa Rica ya preveía este problema, y que por razones de seguridad  nacional no lo hizo público, dándonos la sorpresa con la intempestiva y necesaria construcción de la ruta 1856, misma que cayó en manos de “corruptos” que de manera antipatriótica han dado mayores motivos para que Nicaragua amplíe sus demandas ambientales reforzando sus planes en la zona, y obstaculizando las previsiones que Costa Rica debe tomar en defensa de su “soberanía”. 

Recientemente, Costa Rica solicitó ayuda al estado de Israel, dizque para fortalecerse en el combate al narcotráfico. Una falacia a mi juicio, pues para nadie es un secreto que quién tiene total control y preparación en ese campo (como lo ha venido ejerciendo), es Los Estados Unidos. Israel, desde mi punto de vista, ha sido invitada para fortalecer la defensa de la línea fronteriza de Costa Rica con Nicaragua en el campo militar y preparar a la policía costarricense en ese sentido. 

La llegada de efectivos israelíes, si bien es en ayuda a Costa Rica contra posibles actos por parte de Nicaragua, no se debe descartar el enorme temor que ellos tienen ante la creciente inmigración islamista y que también actuarán en ese campo y sentido, pudiendo involucrar a Costa Rica en un conflicto que no le pertenece por ser un país de paz y buenas relaciones con las naciones del mundo, independientemente de su credo e ideología.


Comments