¡Rubén Darío, Patriota y Turista!







Rubén Darío

Por Alejandro José Gallard Prío


EL ARCHIVO CLXIII


Héctor Darío Pastora, Profesor, es un escritor y erudito estudioso de la obra y vida de RUBEN DARIO, quien a través del Instituto Cultural Rubén Darío, ha hecho un culto a la memoria de ese genio latinoamericano, que siempre si sintió orgulloso del pedazo de tierra donde nació.

Héctor Darío, como le conocemos sus amigos, es uno de los cien de miles de nicaragüenses que residen en el exterior,  actualmente en Miami, ese rincón tropical de la Unión Americana, donde se han arraigado muchísimos iberoamericanos, quienes han encontrado fraternidad y oportunidades para seguir sus sueños y metas en libertad. Héctor Darío es uno de ellos y EL ARCHIVO, se honra en reconocerle su tenacidad, con lo cual continua su labor educativa y cultural de valores hispanoamericanos, siendo a su vez, un amalgamador de culturas.

Esta semana, recibimos de Héctor Darío, su escrito intitulado, RUBEN DARIO, VERBO DE LA NACIONALIDAD, que comienza con unas líneas del genio “Dios ahora se fija en la tierra y la Patria es hechura de Dios” y continua recordándonos que “Unos de los filones inagotables de la vida y obra del genio de Rubén Darío, es su entrega y devoción por su Nicaragua natal, a pesar de su fecunda y agitada vida errante por casi toda el continente de América y Europa.” El poeta fue un turista y patriota.

Viene esta cita en momentos de que legisladores nicaragüenses, olvidando la identidad universal de DARIO, emiten una Ley de Inmigración, que en vez de abrir nuestras puertas al turismo, sin condiciones y trabas, lo que hace es crear confusión y malos entendidos. Hacer recomendaciones es inútil, ya que la legislación de este tema o cualquier otro, donde los legisladores son propiedad de clanes políticos, no es para beneficiar a la nación, más aún ni siquiera se toman la molestia de estudiar y consultar los proyectos que les pasan los jefes de los clanes, ya que están allí para cumplir con órdenes con la cooperación de aliados y/o tontos útiles.

Sabemos que con gobiernos autoritarios, su meta es el PODER, pero esto no significa que esa aplanadora no tenga timón ni control, por lo que vemos extraño que siendo los dirigentes, grandes inversionistas del sector económico del turismo, permitan que se cometan errores, que dañan, por lo menos, la imagen de este destino amistoso y abierto. Aquí cabe, una vez más, recordar la astucia de ese pionero gallego, Don Manuel Fraga Iribarne, quien convenció al férreo Generalísimo Franco, de abrir las puertas de España de par en par, a una impresionante invasión de veraneantes europeos, en busca de sol.

El turista nunca represento peligro para el régimen autocrático de Franco, más bien le inyecto recursos que tanto necesitaba y preparo al pueblo a la transición, ya que el español que había estado aislado del mundo por décadas, se fue familiarizando con el mundo exterior a través del turismo. Por todo lo anterior, es que criticamos toda legislación que confunda y que deje al albedrio de las autoridades, cuando si o cuando no se aplique.

Héctor Darío, nos regala pensamientos del RUBEN que ama la libertad y la ética, al recordarnos su discurso mesiánico del 22 de diciembre de 1907… “Yo he luchado y he vivido, no por los gobiernos, sino por la Patria”   Y nos relata que en esa misma ocasión, en versos sublimes vierte todo su amor a Nicaragua en el poema “Retorno”: “El  retorno, a la tierra natal, ha sido tan/ sentimental, y  tan mental, y tan divino/ que aun las gotas del alba cristalina están en el jazmín de ensueño, de fragancia y de trino”. Y en ese mismo poema proclama un glorioso porvenir para su Patria, al servicio de la humanidad y alienta sus virtudes cívicas, es la glorificación de su ser en función de verbo de la nacionalidad  y de la universalidad:   “A través de las paginas fatales de la historia/ nuestra tierra está hecha de vigor y de gloria (originalmente escribió para la libertad) Nuestra tierra está hecha para la humanidad.”


El Profesor Hector Dario Pastora (derecha) recibiendo su diploma de manos del Dr. Roberto Buitrago Rubí, Presidente del Instituto de Cultura Hispánica de Estados Unidos de América. /
Imagen delinstitutodeculturahispanica.org



Gracias, estimado Héctor Darío, por recordarnos a Darío amante de su pueblo, cuando nos dice  “Pueblo vibrante, fuerte, apasionado altivo;/ pueblo que tiene la conciencia de ser vivo,/ y que, reuniendo sus energías en haz,
portentoso, a la Patria vigoroso demuestra/ que puede bravamente presentar en su diestra el acero de guerra o el olivo de paz…/  Y aquí viene la frase infinita, la mil veces bendita, la que embelesa el alma cívica: “Si pequeña es la Patria, uno grande lasueña./ Mis ilusiones y mis deseos, y mis/ esperanzas, me dicen que no hay patria pequeña”.


En esa Patria, que “uno grande la sueña”, encontré la semana pasada, como les relate, a un grupo de nativos del Estado de Missouri –Proyecto Hope-, que con amor y tenacidad, han logrado motivar a unos humildes y esforzados miembros de la comunidad de la ciudad de Mateare, a construir su propio barrio y como una foto dice más que mil palabras, cumplo con insertarles fotos de mi visita de esta semana,  en la cual podrán apreciar niños, las casitas, a Jorge Zapata y familia  –el hombre de la lancha que ya está en proceso- y cinco de los muchachos con su líder espiritual, Pastor Marvin Sánchez, del Centro de Rehabilitación, que al mismo tiempo que lo construyen,rehabilitan sus mentes y sus cuerpos.

Hasta la próxima semana con EL ARCHIVO  CLXIV, desde algún lugar de Nicaragua, ya que si comentamos sobre turismo, hay que viajar.




Comments