¿Recompensará el mundo a Ortega por burlarse de la voluntad popular?







Por Roberto Escobedo Caicedo
bert.caido@gmail.com


Los Observadores Internacionales de procesos electorales, lo mismo que los nacionales, pueden elaborar Informes contundentes sobre todas las irregularidades que se registraron antes, durante, y después de las votaciones, incluyendo el conteo de los votos con una tabla de sumar diseñada por el corrupto magistrado de término vencido y Presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas Reyes, la que supera con creces la que usaban Modesto Salmerón y Pilar Ortega, encargados de realizar los fraudes por encargo del viejo Somoza García, fundador de la dinastía.

Como ensayo de los mecanismos del fraude puestos en práctica el pasado 6 de noviembre, los corruptos magistrados electorales llevaron a cabo el que dejó en manos del orteguismo más de 40 alcaldías que correspondían a los partidos de oposición. Ese fraude del 9 de noviembre del 2008 se pulió para el de las recién pasadas elecciones generales. Pero lo curioso del caso es que exceptuando las violaciones del Arto. 147 de la Constitución Política, el que prohibe la reelección del Presidente de la República por más de dos términos consecutivos, el reciente fraude electoral fue una copia al carbón del primero. Otra similitud es que la oposición se cruzó de brazos.


La cartografía electoral  era menester actualizarla, lo mismo que el padrón electoral. En ambos casos debió completarse la entrega de cédulas de identidad a todos los miembros del cuerpo electoral de la nación, lo que no se hizo más que para los orteguistas. En ambos procesos electorales, los muertos resucitaron para votar por el orteguismo. Los matones y paramilitares de las empresas del grupo Alba-Vigilancia, S. A., propiedad del propio Ortega Saavedra y de los altos jefes  de las fuerzas militares y de orden en situación de retiro, se encargaron de amedrentar a los que no eran orteguistas a la hora de concurrir a las Juntas Receptoras de Votos (JRV).


Por el fraude en las elecciones municipales, el gobierno de los Estados Unidos cortó definitivamente los recursos asignados a la Cuenta Reto del Milenio, procediendo de idéntica manera los gobiernos de los países que forman parte de la Unión Europea (UE). Las sanciones económicas se aplicaron rápidamente. Los dirigentes del COSEP, pegaron el grito al cielo, manifestando que el pueblo nicaragüense sufriría las consecuencias del fraude implementado por el orteguismo y sus cómplices. Olvidan que todos los fraudes realizados por la plana mayor del FSLN han contado con la complicidad de los llamados "pobres" de Nicaragua, los que en lugar de aprender a trabajar tan sólo piden láminas de cinc y unas cuantas libras de frijoles por su voto.  


En aquel entonces, los orteguistas elaboraron un Libro Blanco para desvirtuar la autoría del fraude cometido en perjucio de los partidos de oposición. El Canciler Samuel Santos realizó un prologando periplo para entregarlo en las cancillerías de los países que les suspendieron las donaciones y ayudas económicas para proyectos específicos. Pero lo único que lograron fue la confirmación del fraude electoral realizado en las elecciones municipales por los corruptos magistrados electorales. Inclusive se dio el caso que José Marenco Cardenal, sobrino político de Arnoldo Alemán Lacayo y coautor del fraude, le recomendó a Wilfredo Navarro que demostrara sus habilidades, "tapándole el ojo al macho".


José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, en horas de la noche del pasado 6 de noviembre, tuvo el descaro de felicitar a Ortega Saavedra por el triunfo obtenido en las urnas, lo que "fortalecía la paz y la democracia" en Nicaragua, Como lo escucharon periodistas extranjeros, rectificó y dijo que todo era producto de un error. Los Informes elaborados por la OEA, la UE y el personal de la embajada de los Estados Unidos han sido unánimes al respecto. En las elecciones que observaron, se cometieron una suma de irregularidades que las convierten en un verdadero fraude electoral.


Lo anterior se refiere tan sólo a lo ocurrido durante y después del proceso electoral. No tomaron en cuenta para nada la suma de violaciones constitucionales que se realizaron antes de iniciado el proceso electoral.


Los Estados Unidos siempre han practicado una política dual y ambigua en todos los casos donde observan los procesos electorales. El Encargado de Negocios de la respectiva embajada en Nicaragua declaró que estaban presentes todos los indicadores que convierten un proceso electoral en un fraude, pero que no obstante, su gobierno mantendría la "cooperación" con el de Ortega Saavedra. ¿Significa esto el reconocimiento de una farsa electoral y la continuación de los desembolsos de donaciones y ayudas económicas para proyectos específicos? Esto constituiría un aval para el régimen dictatorial del secretario general del FSLN.


Tanto la Unión Europea como los Estados Unidos debieran suspender todo reconocimiento diplomático al régimen de Ortega Saavedra, por ser producto de un fraude electoral. También es oportuno que sean más drásticos que como fueron con el fraude electoral de noviembre del 2008, eliminando toda ayuda económica en forma de donaciones y para la ejecución de proyectos específicos.


Los partidos de oposición se han dedicado a manifestar que fueron victimas de un fraude electoral, pero no proceden con la implementación de procesos de resistencia civil organizada, como lo han venido haciendo los países árabes que soportaban longevas dictaduras. Salvo honrosas excepciones, los diputados electos en el fraude electoral del pasado 6 de noviembre establecerán un cogobierno con Ortega Saavedra, porque se integrarán a la nueva Asamblea Nacional. Lo menos que pueden hacer los Estados Unidos y países de la Unión Europea con estos cómplices calificados del orteguismo, es cancelarles las visas para ingresar a sus respectivos países.


Siempre he criticado a todos los militares orteguistas en situación de retiro, como es el caso de Victor Boitano Coleman, porque participaron en el pasado en operaciones de limpieza de poblados campesinos y Navidades Rojas en perjuicio de los miskitos de la RAAN, porque cuando se suman a los partidos de oposición, es como infiltrados. Formó parte de la ALN y figuró como candidato a diputado nacional, pero fue encarcelado por denuncias de haber dejado como cuadrapléjico a un ciudadano que se desplazaba en silla de ruedas el 10 de agosto del año en curso, por lo que se encuentra casa por cárcel.


Pero tenía pensado hacer el pisa y corre a las filas de la Alianza PLI-UNE. Ahora sale declarando que los dirigentes de esta agrupación se han reunido con personal de inteligencia de la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua, planificando procesos de desestabilización política y social contra el actual y futuro gobierno,  lo que fue llevado al seno de la OEA por el representante de Ortega Saavedra, General (r) Copa Moncada Colindres. Estos vividores no tienen ninguna credibilidad.


Los Obispos que constituyen la Conferencia Episcopal de Nicaragua se han sumado a las posturas adoptadas por los organismos nacionales de observación de procesos electorales. Son unánimes que el pasado 6 de noviembre se registró un fraude de lo más descarado en Nicaragua. Esperemos que los gobiernos extranjeros hagan propia las voces de los rectores espirituales de nuestro país y apliquen las sanciones diplomáticas, económicas y comerciales que el caso amerita.


Además, tanto el actual gobierno como el futuro de Ortega Saavedra tiene estrechos lazos con países y bloques que promocionan el terrorismo internacional, como es el caso del socialismo siglo XXI de Hugo Chávez, el comunismo de los hermanos Castro Ruz y el fundamentalismo islámico de Ahmedinejad, de Irán, el que está desestabilizando con su armamento nuclear toda la región del Golfo Pérsico y en poco tiempo extenderá sus tentáculos a los países situados en la Cuenca del Mar Caspio, los que tienen cuantiosos recursos de hidrocarburos y petróleo en su subsuelo.


Si los Estados Unidos y países de la Unión Europea deciden mantener relaciones diplomáticas con la dictadura de Ortega Saavedra, suministrándole dinero en forma de donaciones y ayudas para la ejecución de proyectos específicos, estarán recompensando al autor de un descarado fraude electoral. Los Estados Unidos tienen el deber moral de ejercer el veto para cualquier préstamo solicitado a los organismos multilaterales de crédito por la dictadura orteguista.


Comments