"Predicción de mayas no implica fin del mundo, sino un cambio de era"







Un arqueólogo del Instituto de Antropología de México, Orlando Casares, interpreta que según la civilización maya, el 22 de diciembre de 2012 no se produciría una catástrofe, solo un cambio de época, destacó la agencia de noticias EFE. La predicción maya del fin del mundo ha sido un error histórico de interpretación, según revela el contenido de la exposición "La sociedad y el tiempo maya" que se exhibe en el Museo del Oro de Bogotá. El arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), Orlando Casares, explicó que la base de la medición temporal de esta antigua cultura era la observación de los astros.

Se fijaban, por ejemplo, en los movimientos cíclicos del sol, la luna o venus, y de la misma forma medían sus eras, que tenían un principio y un final. "Para los mayas no existía la concepción del fin del mundo, por su visión cíclica", especificó Casares, que aclaró: "La era cuenta con 5.125 días, cuando ésta acaba, comienza otra nueva, lo que no implica que durante ese momento vayan a ocurrir catástrofes; simplemente los hechos cotidianos, que pueden ser buenos o malos, vuelven a repetirse".

Para calcular períodos largos, los mayas utilizaban la Cuenta Larga, dividida en varias unidades de tiempo, de las cuales la más importante es el "baktun" (período de 144.000 días); en la mayoría de las ciudades 13 "baktunes" constituían una era y, según sus cálculos, el 22 de diciembre de 2012 terminará la presente. De hecho, una de las piezas clave de la muestra es la estela 6 de Tortuguero (jeroglífico en el que se narra el augurio), que hace referencia al fin de la quinta era, la actual, en ese día de diciembre, en el que se alude al descenso de Bolon Yocte (deidad maya), pero la imagen está deteriorada y no se sabe con qué intención.

Carta Bodán



Comments