"Ecologistas" orteguistas promueven despale y contaminación de los lagos







Por Roberto Escobedo Caicedo
roescai70@yahoo.com


El reconocido aspirante a payaso, Edén Atanasio Pastora Gómez, que fuera ciudadano costarricense por naturalización, de común acuerdo con su jefe, Daniel Ortega Saavedra, inició unos trabajos de dragado en la zona donde nuestro Río San Juan, el histórico Desaguadero de la Mar Dulce, descarga sus aguas en el Mar Caribe. El mencionado aventurero y su equipo no han hecho nada, porque no tienen los equipos adecuados y lo único que persiguen es provocar conflictos con Costa Rica por el asunto de la navegación, de conformidad con el Tratado Cañas-Jerez.

Ese litigio provocado por el dúo Ortega-Pastora, fue llevado al Tribunal de la Haya. Pero lo único que perseguía el secretario general del FSLN era exacerbar el patrioterismo de cierto sector del pueblo nicaragüense, presentándose en vísperas de un proceso electoral como celoso defensor de la soberanía nacional. Todo esto con el deliberado propósito de obtener unos cuantos votos que le sirvieran para encubrir el gigantesco fraude electoral diseñado en contubernio con el Presidente de Facto del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas Reyes, presentado por la prestigiada revista alemana
Der Spiegel como el "dulce secreto que guardan celosamente el corrupto Cardenal, Miguel Purificación Obando y Bravo y su sempiterna secretaria y ama de llaves, Josefa Reyes Valenzuela".

Este conflicto que implementara Pastora Gómez, a quien Daniel Ortega, Tomás Borge y otros comandantes sandinistas llamaban
mercenario del imperialismo yanqui, cuando estaba infiltrado en la contrarrevolución, cumplió con su cometido. Proyectó a Ortega Saavedra como un gran patriota y a sus pretorianos del Ejército Nacional (Popular Sandinista), como el brazo armado del pueblo nicaragüense y no el aparato de terror, intimidación y chantaje de la plana mayor del orteguismo. Además, le ha permitido darle mantenimiento y ampliar la pista de aterrizaje que tiene Pastora en las cercanías del cementerio de Greytown o San Juan de Nicaragua, donde aviones procedentes de Colombia supuestamente descargan la droga que luego es introducida a territorio de los Estados Unidos por los cárteles mexicanos.

Actualmente, el gobierno de Costa Rica está construyendo una carretera paralela al curso del Río San Juan, en su propio territorio, para facilitar el comercio interno, abastecer los puestos de la Guardia Civil y utilizar lo menos posible el Río San Juan. Pero Ortega Saavedra y sus secuaces, que durante la década de los años 80 del siglo pasado convirtieron Nicaragua en un protectorado del bloque soviético-cubano y en la actualidad han hecho otro tanto con el bloque castro-chavista, promotor del terrorismo internacional, están protestando por la realización de esos trabajos, manifestando que constituyen un atentado a la ecología de amplios sectores del territorio nacional. Lo más sorprendente del caso es que los llamados "ecólogos" nicaragüenses nunca se han preocupado por los desastres que cometen los coroneles y generales del Ejército Nacional (Popular Sandinista) y los comisionados de la Policía Nacional (Sandinista), grandes depredadores e los recursos forestales.


Desde que los sandinistas se apoderaron del Poder del Estado, consideraron que los árboles eran refugios seguros para francotiradores y declararon la guerra a los de maderas preciosas, caoba, cedro, genízaro, etc. Esa madera fue entregada a los cubanos castristas y otra parte exportada a países que ofrecieron comprarla. Con el dinero se quedaron los Comandantes de la Revolución. Ningún "ecólogo" (ni los de verdad ni los de mampara) experto en estudios de impacto ambiental nunca dijo nada sobre el desastre que estaban provocando en Nicaragua. Tampoco se les ocurrió sugerir que se iniciara un amplio plan de reforestación en las zonas victimas del despale indiscriminado de los jefes de los aparatos de terror, intimidación y chantaje del FSLN.


Cursé el bachillerato en el Instituto Pedagógico de Varones de Managua, regentado por los Hermanos de las Escuelas Cristianas, Asociación La Salle. Jaime Incer Barquero se bachilleró cuando yo estaba en el primer año de secundaria. Lo admirábamos porque tenía un telescopio para contemplar la luna y las estrellas y a veces, nos permitía admirar los cuerpos celestes. Se graduó de Doctor en Farmacia en la Universidad Nacional de Nicaragua, trabajando como regente en establecimientos relacionados con su profesión.


Posteriormente me di cuenta que estaba como profesor de Química en la Facultad de Humanidades de la UNAN, donde obtuvo una beca para cursar un año de Biología en una universidad de los Estados Unidos. Luego elaboró unos libros de texto de Geografía para cursos de secundaria, pero nunca se supo que hubiera hecho estudios de Ecología. Por eso es sorprendente que ahora Ortega Saavedra lo tenga como prominente científico y autoridad nacional en todas las ciencias relacionadas con la conservación de las especies forestales, marinas, lacustres, fluviales, etc.


Incer Barquero ha tenido la oportunidad de dejar oír su voz ante el despale indiscriminado que realizan los Coroneles, Generales, Capitanes de Fragata de la Fuerza Naval del Ejército Nacional (Popular Sandinista) y los Comisionados de la Policía Nacional  (Sandinista) en diferentes zonas del país, siendo las más afectadas las de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN). Después de los daños provocados por el Huracán "Félix", el que tumbó miles de árboles de maderas preciosas repartidas entre los mismos uniformados orteguistas, ahora continúan arrasando con todos los recursos forestales que no fueron derribados por las fuerzas de la naturaleza.


Asimismo, las aguas negras de diferentes ciudades y pueblos que se encuentran en la cuenca del Gran Lago de Nicaragua, carecen de lagunas de oxidación, por lo que todas las heces fecales y desechos industriales son descargados directamente en las aguas del Desaguadero de la Mar Dulce. ¿Qué "ecólogo" ha denunciado este crimen contra los mayores recursos hídricos de la región centroamericana?


Con un préstamo del Gobierno de la República Federal de Alemania se realizaron las obras civiles, canales y se importaron los equipos necesarios para purificar en el término de varios años las aguas del Lago Xolotlán. Ejecutaron los trabajos, pero por las crecidas no previstas del mismo, las salas de los equipos fueron inundadas y continúan las descargas de heces fecales y residuos industriales. En poco tiempo, si no se realizan las correcciones necesarias, esas inversiones serán a fondo perdido. ¿Qué "ecólogo" ha propuesto una solución racional a dichos problemas?


Otro tanto ocurre a todo lo largo del recorrido del Río San Juan. Los pueblos que se han levantado en sus orillas, San Carlos, El Castillo, Boca de Sábalos, resorts turísticos, etc., carecen de lagunas de oxidación, por lo que las heces fecales y residuos de actividades industriales son descargados directamente. Esa agua es consumida por los moradores de esos pueblos, provocándoles diversas enfermedades. ¿Qué "ecólogo" se ha preocupado por este problema?


Está bien que el Doctor en Farmacia, Jaime Incer Barquero y otros que se precian de Ecólogos, lo mismo que miles de nicaragüenses, respondiendo a los llamados del verdadero patriotismo, se preocupen y denuncien todo lo que hacen los gobiernos de los países vecinos y que dañan nuestros recursos naturales. Lo censurable es que sin argumentos científicos contundentes se dedican a hacerle el juego a Ortega Saavedra, presentándolo como un gran gobernante que se preocupa por mejorar los niveles de salud y bienestar de los nicaragüenses, cuando en realidad lo que hace es sumirlos en la miseria. Para Ortega Saavedra la ecología es un excelente negocio y en cuanto a su pretendido patriotismo, ya hemos visto que en el pasado nos entregó atados de pies y manos al bloque soviético-cubano y ahora hace otro tanto con el bloque castro-chavista, esperando sumarse a las provocaciones del dictador iraní, Ahmedinejad.


Los verdaderos Ecólogos nicaragüenses deben preocuparse por el futuro de los recursos forestales de Nicaragua, convertidos en botín cautivo de los pretorianos orteguistas, dedicados a acelerar el avance de la frontera agrícola en nuestro país. No sólo la RAAN se encuentra sometida a un proceso interminable de despale, sino que también los recursos forestales de los Departamentos del norte del país. Mientras tanto, los progrmas de reforestación brillan por su ausencia.


Sería de desear que el doctor Jaime Incer Barquero, asesor científico de Ortega Saavedra, proyecte sus supuestos conocimientos de ecología y lleve un poco de luz a un cerebro tan desquiciado, haciéndole ver que los programas de reforestación y la conservación de los recursos hídricos del país, tienen mayor importancia que su patrioterismo y afán de provocar conflictos con los países vecinos.


Comments