Principal‎ > ‎

¿De las cajetas a las drogas?

¿De las cajetas a las drogas?







Por Roberto Escobedo Caicedo


Es de sobra conocido que el sospechoso protegido del corrupto Cardenal, Miguel Obando y Bravo, desde su época de colegial se dedicaba a robar cajetas en Matagalpa, a las que era muy aficionado. A medida que se convertía en adolescente y luego aumentaba su edad, perdiendo a sus progenitores, se quedó con sus bienes y los de sus más cercanos familiares. De esta manera se convirtió en millonario con varias fincas, maquinaria agrícola, semovientes, incluyendo un burro de kentucky que lo mataron creyendo que era un venado. Ese burro fue parte de la cuantiosa herencia de Rivas Reyes, el que fue valorado en varios miles de córdobas

La Fiscalía General de Justicia y la División de Investigaciones Económicas (DIE) de la Policía Nacional, publicaron recientemente que el sospechoso protegido del corrupto Cardenal, Miguel Obando y Bravo y que no es otro que Roberto Rivas Reyes, había autorizado que una Camioneta Prado, color verde, Placas MO51345, trasladara de Managua a San José, Costa Rica, entre 700 mil y 1 millón de dólares, Utilizaron varias maletas y la mencionada camioneta perteneciente al Consejo Supremo Electoral.

El pago del transporte de esas drogas fue realizado por la estructura narco liderada por Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo". Osuna, el socio de este narcotraficante, según su abogado, Alvaro Chica Larios, hizo 70 viajes entre Managua y San José, por lo que es señalado de crimen organizado, transporte internacional de drogas y falsificación ideológica.

Se ha estimado que entre "El Palidejo", los hermanos Osuna y la familia Fariñas, blanquearon más de mil millones de dólares. A esto hay que agregar el dinero lavado por los miembros del cártel de los magistrados electorales.

La información surgida a raíz de la captura de "El Palidejo" y sus cómplices narcotraficantes, hacen presumir que las camionetas de lujo, avionetas, mansiones, yates, isletas, etc., que figuran como bienes del corrupto Roberto Rivas Reyes, tanto en Nicaragua como en Costa Rica, tienen una altísima probabilidad de tener su origen en el tráfico de drogas del cártel del Consejo Supremo Electoral, donde un narco -terrorista, con dinero, obtiene una cédula de identidad con más facilidad y rapidez que un ciudadano honrado.

Sería de desear que la DEA y el FBI, en los Estados Unidos, así como el OIJ, la DIS y la Policía Antidrogas de Costa Rica, investigaran las presuntas actividades delictivas de Roberto Rivas Reyes, ya que tanto la Fiscalía General de Justicia como la División de Investigaciones Económicas (DIE) de la Policía Nacional, conocen su estrecha asociación con "El Palidejo", los hermanos Osuna y la familia Fariñas. Otro tanto debiera hacerse con el cártel de los magistrados electorales. 

Sería interesante saber, además, ¿por qué tanto silencio de las autoridades costarricenses sobre la investigación de supuestos actos ilícitos de parte de Rivas Reyes en territorio costarricense, que han motivado, incluso, una investigación del Ministerio Público? ¿Dará alguna autoridad tica la respuesta?


Tweet Button


Comments