¡Confianza y Servicio es sinónimo de progreso!








Por Alejandro José Gallard Prío

EL ARCHIVO CLXVI


Confianza de sentirnos seguros, de encontrar buen servicio, de ser escuchados, de ser recibidos con amabilidad y alegría, es lo que uno espera cuando sale a cualquier menester en la vida diaria.

Todo en la vida tiene un costo,  pero si viene adornado con esa palabra mágica que se llama servicio, este toma otra dimensión, ya que hasta los defectos y errores, se pueden disimular o ignorar con una sonrisa.

En los negocios como en la vida diaria, el servicio es primordial, por eso es interesante ver en los Centros de Compras más exitosos, caras simpáticas que aseguran confianza, lo mismo se debe poner en práctica en las oficinas públicas, así como en las privadas.

Lo anterior es un campanazo de que no se puede descuidar el servicio, el cual infunde confianza, ya que los países que han descuidado este primordial requisito, no logran progresar y es muy difícil, cuando se pierde la confianza, recuperarla.

Logo de Los Caballero de Colón
Y siguiendo con el tema de servicio y confianza ciudadana, esta semana tenemos dos noticias positivas, una, la realización de la Hermandad "Caballeros de Colon de Monte Tabor", en El Crucero, en las afueras de Managua, Nicaragua, que después de dos años de esfuerzos, un grupo  firmará el Acta Constitutiva la próxima semana. Este primer Concilio en Nicaragua, cuya labor es a nivel parroquial, se encargará de la creación de otros Concilios parroquiales a nivel nacional, lo que significa un paso trascendental en el trabajo caritativo, unión fraternal y labor patriótica de los católicos nicaragüenses. En una hermandad que desde 1882, ha personificado la generosidad del hombre al contribuir a superar la adversidad en el mundo. Hombres de fe, guiados no solo por su creencia en Dios y en la Iglesia Católica, sino por creer en el otro como en ellos mismos, creyendo que un hombre es más que simplemente otro hombre, cuando lleva el título de “Caballero”. Sus cinco áreas de servicio son la fe, comunidad, familia, juventud y hermandad.

La segunda buena noticia, es que el Viernes 7, ordenamos la construcción de la lancha que le robaron a Don Jorge Zapata, pescador del Puerto de Mateare, municipalidad que está en las costas del  Lago de Managua, así como dos redes, todo lo cual se hizo posible, gracias a la generosidad de amigos y familiares que aportaron para reunir el costo de lo antes mencionado, quedando solamente el motorcito fuera de borda de 5 caballos, que por el momento, no impide al pescador reanudar su oficio.

Lo anterior es un ejemplo de que unidos se pueden mover montañas y EL ARCHIVO, al agradecerles el haber respondido a su llamado, se honra en publicar los nombres de quienes lo hicieron posible, en este caso una familia unida y sus buenos amigos: VanRex y Sheila Gallard, AlexiaMaria Gallard Fernandez e hijos, Eduardo y Clarisa Pichardo, Julio y Maria Teresa Ochoa, Alfonso y Esperanza Blandón, Carolina Somoza Sterling, JanioMarcel y Ginga Gallard, FernandoAntonio  y Elizabeth Gallard, FernandoAbel GallardPrio, AntoniaMaria GallardPrio, Leonel  y Ruth Arana, Julián y Mauricio Frech Ayub, GerardoAntonio y Lynne Gallard, JacquesRoan y Lisa Gallard, Abelardo y Lynne Lechter, Julio y Ligia BlancoEccleston y nosotros, Chepy y este servidor. Esperamos que otros se nos unan, ya que nos hacen falta unos seiscientos dólares, para un motorcito fuera de borda usado y otra red de pescar. Lo único que tienen que hacer es escribirme a agallardprio@yahoo.com y confirmar el monto que desean donar. La cantidad que usamos como parámetro es 25 dólares, pero puede ser menos, ya que este es un esfuerzo de unión de valores humanitarios.  Una vez recibida su aprobación, les enviamos un mensaje a través de PayPal, una organización mundial que les solicitará el número de su tarjeta de crédito, para realizar el cobro y así acreditar lo donado a la cuenta bancaria que lleva el control de las donaciones, aparte de las hechas personalmente y que  están también debidamente contabilizadas. ¡GRACIAS POR SU CONFIANZA!

Hasta la próxima semana con EL ARCHIVO CLXVI.



Comments